Público
Público

"Yo creo en el copyright"

Brian Message, mánager y cómplice del éxito de Radiohead en Internet, hablar de música, negocio y derechos de autor

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hace dos años, el grupo británico Radiohead puso a la industria musical contra las cuerdas después de anunciar que, sin apoyo discográfico y sin ningún tipo de intermediarios, se lanzaban a la aventura de distribuir su nuevo disco en Internet. Se trataba de plantear una relación directa entre el artista y el comprador, que decidía el precio final que pagaba por el producto (en este caso, el álbum In Rainbows). Y aunque el grupo nunca ha dado resultados económicos ni ha dado pistas sobre su público potencial en la Red, su actitud fue rápidamente tomada por otros como ejemplar.

Dos años después, el panorama que dibujan artistas, discográficas y nuevas tecnologías sigue cambiando cada día; probando nuevas vías, equivocándose, intentando adelantarse a la competencia, y sin encontrar una solución a la manida batalla entre los medios tecnológicos y la creación. Message precisamente ha visitado nuestro país para participar en el I Congreso Internacional Música & Futuro, dentro de una mesa cuyo título solamente daría para su propio ciclo de conferencias aparte: Música, negocio y derechos.

'Se ha acabado eso de que dar tu música a otro para que funcione'

Porque el orden de las palabras importa: quizá hace 40 años, en la edad dorada de las discográficas como cadenas de montaje de discos, la secuencia correcta de términos hubiera sido negocio-derechos-música. Hoy, quizá lo correcto sea música-negocio-derechos. Message afirma con la cabeza y ríe: 'Sí, definitivamente es el orden correcto: música, negocio y derechos. El consumo ha cambiado y la música es el timón. Todo empieza con ella. Internet da la libertad a los artistas para comunicarse con una audiencia en todo el mundo, lo que es una revolución'.

Poco después, ya en la mesa redonda, resumía toda esta idea en una única frase: 'Ahora, los artistas son el centro de su propio negocio'. A pesar de lo que pueda parecer, Message reconoce a Público que 'yo creo en el copyright. Y creo en que el artista tiene derecho a recibir una retribución por su obra. Pero la relación de trabajo entre los diferentes agentes de la cadena ha cambiado. La industria no debe empecinarse en el pasado: se ha acabado eso de que yo hago la música y se la doy a otra persona para que funcione. No es de este mundo. El artista ahora debe comprometerse'.

'Ahora, losartistas sonel centro de su propio negocio'

Message ha participado en el congreso el mismo día en que por allí se hablaba, entre otras cosas, de la propuesta de que los gobiernos europeos puedan cortar la conexión a Internet a quien descargue gratis. ¿Cree que es fácil pedir que se pague por lo que hasta ahora no ha costado nada? 'En este tema, todos debemos entonar el mea culpa: la industria no ha sabido hacerlo bien. Pero es que es muy difícil luchar contra lo que es gratis. Las discográficas deben ofrecer un plus, ideas, creatividad, para que la gente esté dispuesta a pagar. Pero la industria hasta ahora lo ha hecho fatal. La industria es como un tren. Ha durado generaciones y es difícil que ahora abandone su vía de financiación y busque otras'.

Message tampoco está en contra de ciertas prácticasdesesperadas que hoy se dan en la industria. Por ejemplo, los llamados contratos de 360 grados, con los que las majors pretenden dar un servicio total (y cobrar sus porcentajes como tal) a los artistas, es decir, por grabar el disco, por lanzarlo y promocionarlo, por la gira de conciertos, por el merchandising. Para él, 'este tipo de contratos está bien, siempre que haya una negociación previa, transparente; sin sorpresas para el músico'. Así que, dice, hay tantas formas de contratos discográficos como posibilidades tengamos para imaginarlos: está el tradicional, pero también uno sólo por determinados servicios. 'Y está el músico que se toma su trabajo como hobby hasta que otros ven el negocio. Y podría haber, por ejemplo, otro que recogiera un sistema de preventa para los fans, lo que daría nuevos ingresos'.

'Las discográficas deben ofrecerun plus para que la gente pague'

Hablando de ingresos, el mánager de Radiohead ha lanzado su propio sello,Polyphonic. 'No es exactamente un sello. Tenemos una función distinta. No ofrecemos estrategias para los grupos, no tenemos infraestructura ni un equipo de marketing. Nuestro objetivo no son las grandes bandas, sino pequeñas y medianas. Ofrecemos inversión y contactos con firmas de management'. Ahora trabajan, entre otros, con Hadouken!, una banda británica de veinteañeros. Su estrategia es clara: 'Hacer planes globales a escala local. No es algo que se pueda medir a corto plazo, sino que es un proceso lento y doloroso. Así es la creación del arte'.

Antes de despedirse, ¿un balance sobre cómo le salió a Radiohead la operacióne_SFlbIn Rainbows?: 'No puedo darte datos económicos, pero sí otras formas de medir: los costes de distribución de ese disco fueron 0,3 céntimos para 170 países. Y si antes Radiohead tocaban para 20.000 personas en una ciudad como San Francisco, ahora lo hacen para 60.000. Y luego está lo que ha supuesto para la banda en lo personal: han vuelto a ilusionarse'.

Más noticias en Política y Sociedad