Público
Público

Los cuatro frentes de una nueva cumbre decisiva

El rescate de la banca española, avanzar hacia una unión bancaria y fiscal, los eurobonos y las po

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los países de la UE celebran el jueves y el viernes un nuevo Consejo Europeo que, otra vez, se presenta como decisivo para el euro . A lo largo y ancho de toda Europa proliferan las declaraciones grandilocuentes. La última, la del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, quien este mismo miércoles declaró: 'El porvenir de Europa se juega en muy pocas horas'. La pregunta es evidente: ¿Qué se juega Europa? ¿Qué asuntos se van a tratar en la cumbre de Bruselas? ¿Tan decisiva es?

Rescate de la banca española. La reunión de Bruselas va a estar marcada por el reciente de rescate de los bancos españoles. España se ha convertido en el campo de batalla del euro: la crisis de deuda que sufre el país y el agujero en el que está metido su sistema financiero hacen que todas las miradas recaigan sobre el Gobierno de Mariano Rajoy. El presidente llegará con una idea en la cabeza: que los 100.000 millones de euros que podría costar el rescate se inyecten directamente en los bancos sin que tengan que pasar por el FROB, o sea que el Estado no tenga que avalar a los bancos. Rajoy no quiere que el rescate bancario aumente la ya de por sí abultada deuda pública española. De paso, quiere desvincular el riesgo bancario del riego soberano. Será difícil que España logre su objetivio: Merkel se niega en rotundo a esa posibilidad y, además, la actual legislación europea no lo permite. No parece probable que Rajoy salga triunfante en este asunto.

Unión bancaria y fiscal. Esa es otra de las aspiraciones de Rajoy. Le secundan Monti y unos cuantos más. Alemania, que a fin de cuentas es quien decide, no se cierra a esta posibilidad, pero bajo sus condiciones: antes de llegar a dar algún paso en esa dirección, todos los países, especialmente aquellos que sufren con más rigor los embates de la crisis de deuda, tendrán que cumplir con los duros ajustes del pacto fiscal. España e Italia quieren que haya un supervisor único europeo, un Fondo General Europeo de depósitos y finalmente, como último paso, que se avance hacia la creación de un Tesoro europeo. La comisión ve con buenos ojos esa opción si todos cumplen sus compromisos con el déficit. En Bruselas es muy posible que se tome alguna decisión en ese sentido.

Eurobonos. La creación de un Tesoro implicaría la emisión de eurobonos por parte del BCE. Francia, España e Italia encabezan el frente en favor de los eurobonos. Pero Alemania, apoyada por buena parte de países más ricos de la UE, no quiere ni hablar de esa posibilidad. No está dispuesta la canciller a ceder en ese asunto: Merkel no quiere contribuir a pagar la deuda de otros si no puede controlarla. La posibilidad de los eurobonso es a día de hoy imposible: durante la semana la canciller ha ido incrementando el tono de sus declaraciones contra los eurobonos, hasta el punto de llegar a decir que 'no habrá mientras yo esté viva'.

Crecimiento. Será otra cuestión que estará sobre la mesa. Ha tenido que llegar François Hollande al Elíseo para que en Europa se empiece a hablar de crecimiento. La cumbre de Bruselas refrendará los acuerdos que adoptaron la semana pasada en Roma los cuatro grandes países (Alemania, Francia, Italia y España): destinar 130.000 millones de euros, el 1% del PIB, a políticas de estímulo. Parte de ese dinero se recaudará a través de la instauración de una tasa a las transacciones financieras. En Bruselas los líderes europeos tendrán que concretar un poco más cómo y en qué se invertirá ese dinero.