Público
Público

El Dalai Lama insiste en que su visita no es política

EFE

El Dalai Lama, líder espiritual de los tibetanos, insistió hoy en que su visita de once días al Reino Unido no es política, pero agradeció al primer ministro británico, Gordon Brown, su preocupación ante la situación en el Tíbet.

Tras reunirse con parlamentarios en el palacio de Westminster, en Londres, el Dalai Lama rechazó la polémica surgida en este país por la decisión de Brown de reunirse con el líder budista en el palacete londinense de Lambeth, sede del arzobispo de Canterbury, en vez de hacerlo en su residencia oficial de Downing Street.

El Dalai Lama añadió que en su reunión de este viernes -día 23- con el jefe del Gobierno, le expresará su agradecimiento por manifestar una "auténtica preocupación" por el Tíbet.

"Básicamente, mi visita no es política. Los medios de comunicación la politizan", dijo el religioso en un encuentro con la prensa en el Parlamento británico.

"Por supuesto, durante nuestro encuentro le expresaré mi reconocimiento porque el primer ministro está mostrando una auténtica preocupación por el Tíbet, así que quiero expresar mi agradecimiento", insistió.

Según fuentes oficiales británicas, Brown recibirá al Dalai Lama sólo como "líder espiritual" y la reunión permitirá abordar la situación en el Tíbet y los sucesos recientes.

Los grupos que apoyan al pueblo tibetano han criticado la decisión del "premier" británico, tomada, según afirman, en respuesta a las presiones del Gobierno chino.

Al mismo tiempo, el Dalai Lama pidió que el Reino Unido no se olvide del Tíbet mientras profundiza sus relaciones con China.

"La economía es importante, pero los valores humanos son más importantes. Asuntos humanos como los derechos humanos. Mientras mantienen estrechas relaciones en el terreno de los negocios, no tiene sentido olvidarse de los principios. Creo que eso es importante", añadió el Dalai Lama.

"Siempre estuve en contra de aislar a China. No es bueno. China es una nación muy importante que debemos respetar", dijo.

"Como dicen los tibetanos, si eres un amigo de verdad, muy amigo, entonces es importante dejar claras las cosas equivocadas sobre tu amigo de una manera amistosa", subrayó el Dalai Lama.

Sugirió que estaría dispuesto a acudir a los Juegos Olímpicos si hay progresos en las conversaciones entre sus representantes y las autoridades de Pekín sobre la autonomía del Tíbet.

"Mucho depende de nuestra reunión", dijo el religioso, y añadió que "si hay algún tipo de solución a largo plazo, entonces estoy feliz de ir, si hay una invitación".

Además, el Dalai Lama destacó la respuesta de las autoridades chinas a la catástrofe humanitaria creada por el terremoto que hace nueve días castigó Sichuán.

Este jueves, el líder budista pronunciará un discurso en el teatro Albert Hall e impartirá durante cinco días -a partir del día 24- unas clases sobre sus enseñanzas budistas en el centro de conferencias Nottingham Arena, al norte de Inglaterra.

El pasado marzo, cientos de personas protestaron en Londres contra la represión china de los independentistas en el Tíbet.

Los manifestantes, integrados por tibetanos que viven exiliados en el Reino Unido y simpatizantes británicos, se detuvieron ante la Embajada china y, con el puño en alto, cantaron el himno nacional del Tíbet.

Más noticias de Política y Sociedad