Público
Público

Denuncian el incremento de las agresiones policiales a periodistas y comunicadores

La Federación de Sindicatos de Periodistas y la Red de Medios Comunitarios critican que los agentes soliciten un 'carné oficial' porque no existe, ya que el Congreso 'no ha querido regular por ley la profesión period&ia

PÚBLICO

Según denuncian la Federación de Sindicatos de Periodistas (FESP) y la Red de Medios Comunitarios (REMC), un número importante de profesionales de los medios de comunicación encuentran cada vez más dificultades para desarrollar sus labores en manifestaciones y concentraciones públicas, debido a la actuación de algunos miembros de los Cuerpos y Fuerzas de la Seguridad del Estado y de policías autonómicas. En un comunicado fechado el miércoles 26 de junio, ambos grupos expresan su preocupación por lo que consideran una escalada de violaciones de derechos de los periodistas y otros comunicadores sociales, especialmente en el caso de los fotoperiodistas, freelancers y colaboradores de publicaciones y emisoras sin ánimo de lucro.

La FESP y la REMC aseguran que los agentes no pueden exigir un 'carné oficial' porque en nuestro país no existe un documento de carácter oficial que sirva para acreditar a un individuo como periodista,'ya que el Congreso no ha querido regular por ley la profesión periodística', lo que consideran una situación 'totalmente anómala en la Unión Europea y en otros muchos países'. Para ambos colectivos, exigir un carnet 'inexistente' es una 'clara vulneración del derecho a la información garantizado por la Constitución a todos los ciudadanos.'

Del mismo modo, afirman que los chalecos u otras prendas de identificación -de uso optativo y no obligatorio- que entregan asociaciones y sindicatos para trabajar en concentraciones 'no pueden servir de excusa para apartar a los periodistas y comunicadores de los lugares donde se produce la noticia y aislarlos en una pretendida zona de seguridad'.

Ambos grupos denuncian también la pasividad que han mostrado los agentes en casos aislados 'a pesar de presenciar cómo algunos ciudadanos agredían a periodistas mientras cumplían con su obligación', y recuerdan a los agentes que la seguridad de los informadores es su responsabilidad. La detención de dos fotoperiodistas en Madrid -a los que los policías acudieron a buscar a sus domicilios- es otro de los hechos denunciados, que ambos colectivos interpretan como 'excesos de celo' que pueden estar ocultando 'la intención de algunos agentes de amedrentar a los informadores'.

Más noticias