Público
Público

El derribo del avión turco por Siria será tratado el martes por la OTAN

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La OTAN, en una reunión convocada hoy para el martes próximo a petición de Turquía, tratará sobre el avión militar turco derribado por Siria después de que Ankara anunciase que el caza fue alcanzado en el espacio aéreo internacional.

Según informó la agencia Anadolu, Ankara ha invocado el artículo 4 del Tratado de la Alianza Atlántica para pedir la reunión de la OTAN, que ya ha confirmado la cita.

El artículo invocado prevé que "las partes consultarán juntas siempre que, en opinión de una de ellas, esté amenazada la integridad territorial, la independencia política o la seguridad de cualquiera de ellas".

Turquía notificará el derribo de su avión también al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, avanzó hoy el ministro de Exteriores turco, Ahmet Davutoglu, en una entrevista con la televisión pública TRT-1, en la que afirmó que el caza, derribado el viernes sobre las 8:58 horas GMT, estaba en el espacio aéreo internacional, en el Mediterráneo, cuando fue alcanzado.

Esta afirmación de Ankara contradice la versión oficial de Damasco, según la cual sus defensas antiaéreas dispararon dentro de su espacio aéreo.

Según los datos de Turquía, "es del todo evidente que el avión fue alcanzado cuando estaba a una distancia de 13 millas de la costa siria; el espacio territorial son 12 millas", dijo Davutoglu.

"Una vez alcanzado, el piloto perdió el control y el avión se precipitó en aguas territoriales sirias, a 8 millas de la costa", añadió el jefe de la diplomacia turca.

"Nuestro avión tenía por misión poner a prueba el radar de defensa nacional, por eso efectuó un vuelo en solitario; era un mero vuelo de prueba. No tenía ninguna misión con respecto a Siria", explicó.

El ministro resaltó que, además, el caza turco "no llevaba armamento. Ningún país mandaría un avión solitario y sin armas a una misión peligrosa. Percibirlo como una amenaza es de malas intenciones o de falta de profesionalidad. Y era público que era un avión turco; no se escondía".

Davutoglu admitió que el avión había entrado de hecho un rato antes en el espacio aéreo sirio, pero insistió en que fue por breves momentos, "algo que ocurre con frecuencia, dada la velocidad de un caza y las condiciones del aire".

Informó de que el avión corrigió el rumbo tras ser advertido por los radares turcos, y sin que Siria hubiera emitido aviso alguno.

"Eso fue 15 minutos antes del derribo y no está relacionado. Siria intenta vincular los dos incidentes, pero eso es imposible", aseveró el ministro.

También cuestionó la versión oficial siria según la cual las defensas antiaéreas derribaron el avión antes de conocer su identidad, y sólo luego lo identificaron como turco, y subrayó que Turquía tiene pruebas de que la identidad del avión era conocida.

Davutoglu criticó que Damasco derribara el avión sin previo aviso ya que, según explicó, existen muchas medidas que se pueden tomar en caso de una violación del espacio aéreo, como por ejemplo el envío de cazas propios que obliguen el avión ajeno a aterrizar.

"Nos podrían haber preguntado directamente, porque hay canales diplomáticos abiertos. No hicieron nada", denunció.

Respecto a los pasos que Ankara dará ahora, el jefe de la diplomacia turca señaló que la prioridad es encontrar sanos y salvos a los dos pilotos que tripulaban la aeronave, aún sin localizar.

El martes, el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, anunciará en el Parlamento las medidas que tomará Turquía "con sangre fría pero con decisión".

"Nadie debería atreverse a poner a prueba la capacidad de Turquía", advirtió Davutoglu, y añadió que Ankara responderá "en su debido momento", y añadió: "No somos un país de reacciones impetuosas".

Desde Londres, el Ministerio británico de Exteriores ha calificado hoy de "indignante" el derribo del caza turco y ha pedido que el régimen de Damasco responda por esta acción.

El ministro de Exteriores, William Hague, dijo en el comunicado que el comportamiento de Siria es inaceptable y aseguró que el Reino Unido está dispuesto a exigir una acción decisiva en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.