Público
Público

Desarticulan una red que robó 85 coches de gama alta para venderlos en el Magreb y Extremo Oriente

EFE

La Guardia Civil, la Policía Nacional y los Mossos d'Esquadra han detenido a 27 personas en una operación conjunta que ha permitido desarticular una organización que robó al menos 85 vehículos de gama alta en España, valorados en 4,5 millones de euros, para venderlos en el Magreb, Mauritania y Extremo Oriente.

En una rueda de prensa conjunta en Barcelona, los responsables de la operación por parte de los tres cuerpos policiales han precisado que de los 85 vehículos de gama alta robados, que en el mercado tienen un precio de entre 60.000 y 180.000 euros cada uno de ellos, ya se han podido recuperar 75, que han sido devueltos a sus propietarios.

De los 27 detenidos en la operación "Boquerón", en su mayoría de origen magrebí, un total de diecinueve ya han ingresado en prisión, acusados de robo de vehículos, tráfico de estupefacientes, falsedad documental, atentado, receptación y asociación ilícita.

Los detenidos, que tenían una gran movilidad por toda España y operaban principalmente en Cataluña, robaban los vehículos "por encargo" aprovechando despistes de parte de los responsables de concesionarios -donde acudían haciéndose pasar por falsos clientes-, o de los propietarios de los vehículos -ante los que en algunas ocasiones actuaron de forma violenta-.

La operación policial conjunta, dirigida por el juzgado de instrucción número 1 de Santiago de Compostela, se inició a mediados de 2006 y se ha llevado a cabo en las provincias de Barcelona, Tarragona, Madrid, Toledo, Pontevedra y Sevilla.

En concreto, tras las detenciones, el pasado 14 de noviembre, se han llevado a cabo seis registros domiciliarios en Cataluña, en las poblaciones barcelonesas de Vic, Manlleu, Canovelles, Santa Coloma de Gramenet y Barcelona y en Reus (Tarragona); uno en Seseña (Toledo); tres en Pontevedra (dos en Porriño y uno en Pontevedra); y dos en Navalcarnero (Madrid).

La organización estaba dirigida desde Vic y contaba con dos grupos activos y jerarquizados, que aprovechaban cualquier descuido de los responsables de los concesionarios o de los propietarios de los vehículos que querían robar -desde todoterrenos hasta BMW o Audis de gama alta-, para quitarles las llaves y llevarse el coche.

Además, a los efectivos policiales también les consta algún robo por el método del "alunizaje" e incluso exhaustivos seguimientos del propietario particular de algún vehículo, al que le robaban las llaves al mínimo descuido.

Desde finales del pasado verano, el grupo aumentó el ritmo de robos, especialmente en Cataluña, de forma que la policía no tenían tiempo de cubrir el trámite burocrático para devolver un vehículo sustraído cuando ya recibía la denuncia de otro robo.

Una vez sustraído el vehículo, lo "enfriaban" aparcándolo en grandes ciudades, para camuflarlo del acoso policial "escondiéndolo" aprovechando el anonimato que otorga el extenso parque automovilístico de las grandes urbes.

Transcurridos unos días, les daban salida a los vehículos a través de empresas falsas, y los transportaban con contenedores o frigoríficos por vía marítima a los países del Magreb, especialmente Marruecos, y también a Mauritana y Extremo Oriente. Últimamente también estaban realizando gestiones para venderlos a Hong Kong.

La mayoría de los modelos robados eran encargos específicos de origen, como lo demuestra el hecho, según la policía, de que robaran consecutivamente seis turismos de un mismo tipo, muy habitual para ser utilizado de taxi en el norte de Marruecos.

Para moverse por España, los miembros de la banda utilizaban casi exclusivamente vehículos de alquiler, que contrataban con documentación falsa o bajo la identidad de algún testaferro.

Más noticias