Público
Público

Descubierto un nuevo cuadro de Leonardo

El pintor dejó su huella en un retrato atribuido hasta ahora a un pintor alemán

ÍÑIGO SÁENZ DE UGARTE

Una huella dactilar depositada en un cuadro del siglo XV está en el origen de uno de los descubrimientos más sorprendentes de la historia del arte. El error del artista ha permitido que una pintura aparentemente menor del siglo XIX resulte ser en realidad obra de Leonardo da Vinci en lo que es el primer hallazgo de una obra suya en los últimos 100 años.

Su último comprador la adquirió hace dos años por 12.800 euros a una persona que a su vez la había conseguido por una cifra similar en una subasta en Nueva York en 1998. Peter Silverman pensaba que la obra tenía más valor porque podía pertenecer a un artista milanés influido por Leonardo y compartió su sospecha con otros conocedores de la obra del genio italiano.

Joven de perfil vestida con un traje del Renacimiento había sido atribuida hasta ahora a un pintor alemán. Las imágenes obtenidas con una cámara multiespectral permitieron hallar una huella en la esquina superior izquierda del cuadro correspondiente al índice o al dedo corazón del artista.

La huella es muy similar a la encontrada en el San Jerónimo de Leonardo que se conserva en el Vaticano y que fue pintado en torno a 1480, una época en la que el artista no contaba con ayudantes, según la revista Antiques Trade Gazette.

La prueba del carbono 14 la dató entre 1440 y 1650. El análisis con infrarrojos mostró similitudes “significativas” con otros retratos obra de Leonardo, además del hecho de que también había sido realizado por un pintor zurdo. El vestido y el elaborado peinado estaban igualmente relacionados con el estilo del artista, como confirmaron varios expertos en su obra.

Martin Kemp, profesor de Historia del Arte de la Universidad de Oxford, no tiene dudas sobre la autoría y ha escrito un libro –aún por publicar– sobre la obra, a la que ha pasado a llamar La Bella Principessa, un cuadro de 33 por 23 centímetros. El soporte de la obra es pergamino, la primera de Leonardo de este tipo.

Kemp cree que su destino era adornar un libro de poemas dedicados a la mujer retratada. La pintura está valorada en 107 millones de euros y formará parte de una exposición que se celebrará en Gotemburgo, Suecia, en marzo.

Más noticias de Política y Sociedad