Público
Público

Descubierto un nuevo y gigantesco anillo en Saturno

Tiene trece millones de kilómetros de radio, cien veces el diámetro del planeta

DANIEL MEDIAVILLA

Las observaciones del telescopio espacial Spitzer permitieron descubrir en febrero de este año el mayor anillo planetario que se conoce hasta ahora. Es una sábana de polvo en órbita en torno a Saturno, mucho más allá de sus conocidos anillos. Tiene trece millones de kilómetros de radio y si se viese desde la Tierra parecería dos veces mayor que la Luna llena. El hallazgo se publicó ayer en la revista Nature.

Hasta ahora, los anillos planetarios más grandes que se conocían eran el anillo Gossamer, alrededor de Júpiter, y el anillo E, alrededor de Saturno. Ambos son una especie de capa de polvo flotante que se extiende hasta una distancia de unos cinco o diez radios de cada planeta. El nuevo anillo está a 200 radios de distancia de Saturno.

El nuevo anillo de Saturno está asociado a Phoebe, uno de los satélites más alejados. Los autores del estudio que publica Nature plantean la posibilidad de que impactos continuos sobre la luna saturniana proporcionarían la cantidad de material necesaria para mantener poblado el anillo.

Los autores creen que estos grandes anillos de escasa densidad (y por tanto difíciles de detectar) pueden ser habituales alrededor de otros gigantes gaseosos del Sistema Solar, como Júpiter o Urano.

 

Este débil pero inmenso anillo podría explicar el misterio que existe en torno al color de Japeto, una de las lunas de Saturno. Uno de sus hemisferios está mucho más oscuro que el otro. Los astrónomos creían que esto sucedía debido a que la cara frontal del satélite estaba cubierta de polvo que caía desde las lunas exteriores de Saturno. Los autores del artículo de Nature creen que a lo largo de la historia del Sistema Solar se ha acumulado suficiente polvo del anillo sobre Japeto como para explicar el cambio de color.

Más noticias