Público
Público

El desempleo seguirá en subida, a pesar de los primeros síntomas de recuperación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Viña del Mar (EFE).- El desempleo seguirá aumentando en los próximos meses, e incluso llegará a su máximo nivel en los países industriales durante 2010, a pesar de los primeros síntomas de recuperación de la crisis económica.

Esta fue la advertencia que hicieron los responsables del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) durante la II Reunión de Ministros de Hacienda de América, que se celebra hoy en la ciudad chilena de Viña del Mar.

"Aunque empezamos a ver señales de revitalización, las cifras de desempleo continuarán deteriorándose", advirtió Nicolás Eyzaguirre, director para el Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI), quien participó en este foro en representación de su director gerente, Dominique Strauss-Kahn.

En una exposición a puerta cerrada, Eyzaguirre puntualizó además que la recesión "ha contaminado al mundo", pero subrayó que la caída de la economía mundial ha comenzado a desacelerarse "con vigor" y las cifras de 2010 serán mejores de lo que se creía hace algunos meses.

Estados Unidos encabezará la recuperación económica gracias a los recursos inyectados por el Gobierno de Barack Obama, en tanto que Europa y Japón tardarán un poco más en recuperarse, debido al impacto en sus economías del declive comercial.

Pero el crecimiento del empleo quedará rezagado por detrás de la actividad productiva debido a que los agentes económicos no toman decisiones hasta que no verifican la consolidación del ritmo de crecimiento después de una recesión.

Por eso, el presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, pidió hoy a los gobiernos que no combatan el creciente desempleo con medidas proteccionistas que entorpezcan el comercio mundial.

"Ese es el camino que exacerbó la Gran Depresión de los años 30", advirtió Zoellick, quien recordó que la Organización Mundial del Comercio (OMC) presentó esta semana un informe sobre el impacto de las medidas restrictivas al comercio que coincide en sus apreciaciones con otros documentos elaborados por el propio BM.

"El desempleo presiona a los gobiernos a tomar medidas, los países tratan de que los consumidores compren sus propios productos", señaló el presidente del Banco Mundial.

Además, recordó que el organismo recientemente creó un fondo para estimular el comercio mundial en los próximos dos años con 50.000 millones de dólares, de los cuales más de 12.000 millones serán para América Latina.

Consciente del impacto que el desempleo está teniendo sobre los sectores sociales más desfavorecidos, la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, animó a los países americanos a superar la crisis con la voluntad política de trabajar coordinadamente y manteniendo la mente fría para tomar las decisiones adecuadas.

"La experiencia chilena nos enseña que en los momentos difíciles hay que mantener la cabeza fría", añadió Bachelet al aludir a las políticas de protección social, y recalcó que en momentos de zozobra económica "se puede ser popular sin ser populista".

Junto con el impacto de la crisis en la economía real, los ministros de Hacienda del continente americano expresaron su preocupación por las dificultades para acceder a préstamos que sustenten medidas contra cíclicas frente a la crisis.

El propio presidente del Banco Mundial reconoció que para América Latina es muy difícil obtener los 180.000 millones de dólares que necesita para superar la recesión, cuando las principales economías han salido al mercado a buscar los 300.000 millones de dólares que requieren para solventar sus propios déficit.

Por ello, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) anunció en esta reunión que antes de final de año cerrará las discusiones sobre la novena ampliación de capital en sus 50 años de historia, que según cifras oficiosas podría rondar las 180.000 millones de dólares.

Los responsables de los organismos financieros multilaterales aludieron también a la situación en Honduras y reiteraron que mantendrán congelados sus programas de ayuda al tercer país más pobre de América hasta que no se resuelva la crisis causada por el derrocamiento del presidente Manuel Zelaya.

El BM tiene proyectos de desarrollo en esa nación centroamericana por 400 millones de dólares, de los cuales 270 no han sido desembolsados y cuya entrega quedó suspendida esta semana por el golpe militar a Zelaya, según anunció Zoellick.

Más noticias en Política y Sociedad