Público
Público

El desfalco de Société Générale podía haber llegado a los 50.000 millones

AGENCIAS

El joven operador al que el banco francés Société Générale (SocGen) responsabiliza de una pérdida de casi 5.000 millones de euros afronta este domingo su segundo día de interrogatorios. La Policía financiera es la encargada de llevar el caso desde que saltara la alarma el pasado jueves en el banco francés. Jerôme Kerviel, que fue detenido ayer, podría haber perdido mucho más dinero del que finalmente fue ya que, según ha dado hoy a conocer Société Générale, las operaciones que realizó el agente llegaron a dejar un decubierto de 50.000 millones de euros. Estos hechos ocurrieron, según la sociedad, entre el lunes y el miércoles de esta semana.

Kerviel, está colaborando con la Policía en todo momento y es probable que permanezca detenido hasta el lunes, según fuentes judiciales. Los agentes encargados del caso deben  si inician procedimientos legales en su contra, lo que probablemente conducirá a interrogatorios oficiales que podrían suponer la presentación de cargos, o si optan por dejarlo en libertad por falta de pruebas. "Todo está yendo bien. Está cooperando y está listo para explicar lo que ocurrió", comentaba ayer por la noche Jean Michel Aldebert, presidente de la sección financiera de la oficina de fiscales de París.

SocGen acusó a su operador de tomar posiciones "fraudulentas masivas" en 2007 y 2008 en los índices de valores europeos, que resultaron en enormes pérdidas al intentar deshacerlas a comienzos de la semana pasada con unos mercados hundiéndose. El viernes, la policía visitó las elegantes oficinas del banco en el distrito financiero de París y registraron los archivos informáticos de Kerviel. Además registraron el apartamento donde vivía, en los suburbios del oeste de París.

¿Un genio solitario?

Varios expertos en finanzas han cuestionado el hecho de que un sólo operador inexperimentado pueda haber escondido una montaña de posiciones ilícitas, que totalizaron unos 50.000 millones de euros, sin que sus jefes se percataran. "No creo que alguien solo pueda ser capaz de hacer esto. Es absurdo. Si fuera un genio así, ¿por qué sólo le pagaban 100.000 euros al año?", dijo un funcionario europeo de una empresa de administración de activos en Londres.

Un abogado que actúa en nombre de los pequeños accionistas de la entidad y que ha presentado una demanda relacionada con las pérdidas, dijo que es imposible que actuara solo o sin dejar ningún rastro de actividades, por lo que acusó al banco de negligenia. Jean-Pierre Mustier, presidente de banca de inversiones de SocGen, dijo al periódico The Financial Times que el operador manejaba cientos de miles de acuerdos ocultos e igual número de coberturas falsas, para dar la apariencia de que cualquier pérdida era contrarrestada.

El escándalo tendrá probables implicancias políticas, ya que el presidente francés, Nicolas Sarkozy, demandó cambios en el modo en que se administran los mercados financieros internacionales.

Más noticias de Política y Sociedad