Público
Público

Desmantelada una banda de rumanos que atracaba a los clientes a la salida de los bancos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Guardia Civil ha detenido a quince ciudadanos rumanos -11 hombres y cuatro mujeres- presuntos autores de, al menos, 150 robos, en su mayoría con violencia e intimidación, a clientes que momentos antes habían retirado cantidades de dinero en entidades bancarias de Alicante, Murcia, Valencia y Albacete.

Los integrantes del grupo arrestado en la operación "Fogón" actuaban en células de tres o cuatro personas. Uno de ellos, accedía al interior de la entidad para observar principalmente a las mujeres que hacían importantes reintegros de dinero y el lugar donde lo guardaban, informó la Dirección General de la Policía y la Guardia Civil.

Después, a través de un teléfono móvil, comunicaban al resto del grupo que permanecía fuera de la entidad bancaria la descripción física del posible objetivo.

Ya en el exterior, propinaban un empujón seguido de un tirón al bolso, o bien esperaban a que la víctima se subiese en su vehículo y lo depositase en el asiento del copiloto, momento que aprovechaba uno de los componentes de este grupo para distraerla con cualquier excusa, mientras otro abría la puerta y se apropiaba de él.

En caso de que el vehículo tuviese accionado el cierre centralizado, el grupo, fracturaba el cristal de la puerta golpeándolo con una bujía que habitualmente llevaba en los bolsillos.

Varias víctimas sufrieron lesiones durante los robos, llegando en una ocasión a sacar a una de ellas completamente por la ventanilla del copiloto de su vehículo, al haberse sujetado fuertemente a su bolso.

Mientras los autores materiales se daban a la fuga, utilizando para ello vehículos de gran cilindrada que previamente habían sustraído, el que permanecía en la entidad bancaria les informaba de las posibles incidencias como el aviso a la Policía, testigos presenciales que hubieran cogido la matrícula, o cualquier otro comentario de personas que hubieran presenciado el robo.

Por las tardes, cuando los bancos estaban cerrados, el grupo aprovechaba para cometer robos y hurtos a turistas recién llegados a los aeropuertos de El Altet (Alicante) y San Javier (Murcia), utilizando idéntica forma de actuar.

Además la banda también está implicada en el robo de vehículos mediante pequeños accidentes provocados.

Tras provocar un pequeño golpe en la parte trasera del coche elegido, aprovechaban para sustraerlo cuando el conductor se apeaba para ver los daños sufridos.

Igualmente alquilaban vehículos de alta gama utilizando identidades falsas para su comercialización posterior en Rumanía.

En la operación la Guardia Civil ha practicado cinco registros domiciliarios, cuatro en Alicante y uno en Callosa de Segura (Alicante) en los que se han intervenido 25 vehículos sustraídos, joyas y relojes, perfumes y gafas y diversas prendas de vestir utilizada en la comisión de los robos.

Las investigaciones comenzaron en agosto de 2007, tras diversos robos a clientes cometidos en las inmediaciones de entidades bancarias utilizando unos métodos violentos e intimidatorios similares.