Público
Público

Desmantelada una casa de apuestas que organizaba peleas de gallos dopados

A los animales se les amputaba la cresta o se les implantaban espolones de acero o hueso

EFE

La Policía ha detenido a 16 personas en una operación en la que ha desmantelado una casa de apuestas que organizaba multitudinarias peleas de gallos, previamente dopados para aumentar su agresividad, y a los que en ocasiones se les amputaba la cresta o se les implantaban espolones de acero o hueso.

Según ha informado la Policía, las peleas se celebraban en una nave de Castellón que contaba con una importante infraestructura con galleras, fichas de apuestas y ring para celebrar los combates, a los que podían asistir cerca de 100 personas y que, en ocasiones, no acababan hasta la muerte de uno de los animales.

Los gallos eran tratados con sustancias dopantes para encolerizrlos y sobreestimularlos durante la pelea y también recibían inyeccones posteriores para acelerar su recuperación.

En el operativo, en el que han participado 30 agentes, se han recuperado 24 animales y se han intervenido 52.000 euros en efectivo, fruto de las apuestas ilegales, en las que participaban personas llegadas desde Madrid, Alicante o Barcelona.

Los organizadores obligaban a los espectadores a apostar una importante cantidad de dinero

Para asistir a los combates, los organizadores obligaban a los espectadores a apostar una importante cantidad de dinero.

La redada de la Policía, en la que participaron una treintena de agentes, se produjo cuando se estaba celebrando una sesión de combates en la casa de apuestas ilegales.

La Policía detuvo in situ a 16 personas, mientras que otras 85, que se encontraban realizando apuestas y presenciando el espectáculo, fueron propuestas para sanción administrativa por apostar ilegalmente.

De los 16 arrestados, 14 han sido detenidos como presuntos responsables de un delito contra la protección de la flora y la fauna.

En este tipo de contiendas clandestinas los animales son enfrenados uno contra uno durante un tiempo establecido en un ring fabricado especialmente para ello y en el interior del denominado "tentadero".

En esta ocasión se había marcado una duración de media hora y ganaba el gallo que noqueara al otro, en general con la muerte o con lesiones importantes que lo inutilizaran para continuar la contienda.

Los detenidos adiestraban a sus ejemplares con "entrenagallos", muñecos que representan la morfología de los animales para simular un ataque.

Además, les amputaban la cresta, les afilaban las "espuelas" o "puyas", e incluso les insertaban espolones de acero o de otros animales muertos, en ocasiones adheridos con simple esparadrapo.

En la operación, los agentes han intervenido abundante material como 4 medidores de espolones, 24 cubre espolones, 6 caperuzas de pelea, cicatrizantes y pomadas, temporizadores y un botiquín que contenía sustancias y medicamentos de uso veterinario.

También han encontrado una libreta de control de combates, con el número de pelea, el peso en onzas de los gallos, la medida del espolón y otras características; galleras y taquillas para gallos, fichas de apuestas simulando billetes de 50 y 100 euros, "entrenagallos", cronómetros digitales y relojes de arena.

La investigación ha sido desarrollada por agentes de la comisaría de Castellón en colaboración con Unidad Adscrita de la Policía Nacional a la Comunidad Valenciana.

Los gallos han sido trasladados a una institución de protección de animales.

Más noticias de Política y Sociedad