Público
Público

Muchos de los desplazados siguen esperando un hogar

El Gobierno ha previsto un crédito de 100.000 yenes (845 euros) para quienes sólo conservaron la ropa que llevaban el día del desastre, pero no hay nada que comprar

REUTERS

Tres semanas después del tsunami que devastó la costa noreste de Japón, los esfuerzos para realojar a las 350.000 personas que han quedado sin hogar no han dado aún el fruto esperado y varios cientos de miles de personas siguen a la espera de poder abandonar unos centros de acogida abarrotados.

Yusuke Sugawara, de 78 años, ha acogido a la familia de su hermano, cuya casa, situada en los suburbios de Sendai, quedó arrasada.

"En el periódico hablan de casas provisionales, pero hasta el momento parece que sólo se está trabajando en el proyecto", declara.

Las iniciativas que ha puesto en marcha el Gobierno hasta ahora sólo han ofrecido soluciones parciales a los refugiados, a menudo obligados a solicitar ayuda por sus propios medios ante las administraciones locales. "Tenemos planes a corto, medio y largo plazo para responder al problema pero, por el momento, nos concentramos en las cuestiones a corto plazo", explica Noriyuki Shikata, secretario general adjunto del Gobierno.

Para dificultar aún más las cosas, las autoridades japonesas informaron este viernes de que los habitantes de la zona de evacuación situada a menos de 30 kilómetros de la central atómica de Fukushima no podrán volver a sus casas, al menos en un futuro próximo.

Tokio ha puesto a disposición de los damnificados más de 42.000 alojamientos, pero estas viviendas están repartidas por todo el país y sólo un millar se encuentra en las tres prefecturas más afectadas por el tsunami.

El Gobierno ha previsto un crédito de 100.000 yenes (845 euros) para quienes sólo conservaron la ropa que llevaban el día del desastre, pero no hay nada que comprar.

Más noticias de Política y Sociedad