Público
Público

Diagnóstico de cáncer aumenta el riesgo de suicidio y de muerte cardiovascular

Reuters

Por Gene Emery

El cáncer puede ser fatal,pero recibir el diagnóstico, también.

Un equipo que examinó información de 6,1 millones de suecosentre 1991 y el 2006 concluyó que cuando se le diagnosticacáncer, una persona corre 12 veces más riesgo de intentarsuicidarse durante la semana siguiente y casi seis veces másriesgo de morir por un infarto inmediatamente después de recibirla mala noticia.

Y esto afecta tanto a los hombres como a las mujeres, y laspersonas con los tumores más difíciles de curar son el grupo demás riesgo.

Aun así, el equipo aclara que el riesgo estadístico es aúnmayor que el peligro real personal. Entre los 534.154participantes con cáncer, 29 se suicidaron en la primera semana.

"La incidencia es baja", dijo la coautora, doctora UnnurValdimarsdottir, de la Universidad de Islandia.

"Pero nadie esperaría ver más de dos o tres" suicidios enese período en la población general. "Hay una ventana deoportunidad crítica que, esperamos, le dé a las autoridades desalud pública una oportunidad para intervenir", agregó.

El estudio publicado en New England Journal of Medicine esdistinto a los anteriores porque indagó el riesgo de muerteinmediatamente después de recibir el diagnóstico de cáncer.

Fue parte de un esfuerzo para explorar si los tratamientosoncológicos o la carga de vivir con un tumor explicarían losresultados de los estudios previos.

"Estoy segura de que todos esos mecanismos existen. Peronadie había sabía realmente que podría ser por el estrés deldiagnóstico", dijo Valdimarsdottir.

De los 14.070 suicidios registrados, 786 estaban dentro delgrupo que había recibido un diagnóstico de cáncer: 29 habíanrecibido el diagnóstico hacía una semana, lo que se traduce en2,5 por cada 1.000 personas por año o en un riesgo 12,6 vecesmayor al habitual.

Durante las primeras 12 semanas, ese riesgo disminuyó a 4,8veces. En el primer año, el riesgo de suicidarse se mantuvo tresveces más alto que en la población sin cáncer diagnosticado.

"La incidencia del suicidio fue mayor en los pacientes contrastornos psiquiátricos o cardiovasculares preexistentes, sinimportar si el diagnóstico de cáncer había sido reciente o no.De todos modos, el riesgo relativo de suicidio después derecibir el diagnóstico fue mayor en los pacientes sin esasenfermedades coexistentes que en aquellos con esos trastornos",escribieron los autores.

También hallaron que los tumores más difíciles de tratarcausaron las tasas más altas de suicidio.

En las 12 semanas posteriores al diagnóstico, la tasa fue12,3 veces más alta que en el resto de la población entre lospacientes con cáncer pulmonar y 16 veces más alta que lohabitual en las personas con cáncer de esófago, hígado opáncreas.

En cambio, los cánceres de la piel y la sangre no estuvieronasociados con un aumento significativo del suicidio en los tresprimeros meses después del diagnóstico.

Entre las 592.135 muertes por causas cardiovasculares,48.991 fueron en pacientes con cáncer: 1.318 de ellosfallecieron en la semana posterior al diagnóstico, con un riesgo5,6 veces por encima de lo habitual.

"Estos son los efectos más importantes del diagnóstico decáncer. Disminuyen rápidamente recién a partir del mes deldiagnóstico", dijo Valdimarsdottir.

El único tipo de cáncer que no aumentó el riesgo de muertecardíaca fue el de cáncer de piel.

El equipo no pudo determinar el día en el que cada pacientehabía recibido el diagnóstico de cáncer. En su lugar debióutilizar la fecha de registro del resultado patológicosospechoso. Seguramente, habrán pasado algunos días antes detransmitir la noticia.

"Si hubiésemos tenido la fecha de comunicación deldiagnóstico, el riesgo relativo habría sido aun mayor", aseguróValdimarsdottir. "Nuestros resultados muestran la punta deliceberg porque elegimos estudiar los resultados más graves quese podrían esperar en ese breve período", aclaró.

FUENTE: New England Journal of Medicine, 5 de abril del 2012