Público
Público

Díaz Ferrán recibe el apoyo de sus vicepresidentes

El presidente de la CEOE sale de nuevo respaldado pese a sus problemas financieros. Gobierno, patronal y sindicatos reabren hoy por tercera vez el Diálogo Social con las posiciones ideológicas de siempre. El coste del despido y los salari

B. C. B. / F. S.

Gerardo Díaz Ferrán ha conseguido pasar con aprobado un nuevo examen en la CEOE. En la cena que había convocado con los vicepresidentes, recibió el apoyo explícito de algunos y tácito del resto, con lo que salió nuevamente respaldado pese a los problemas financieros que atenazan a sus empresas.

En un encuentro previo a la reunión del miércoles de la Junta Directiva y el Comité Ejecutivo, Díaz Ferrán explicó a los 17 vicepresidentes que acudieron (faltaron cuatro) que sus problemas son similares a los que atraviesan miles de compañías españolas, con lo que no ve la necesidad de dimitir de su cargo.

Los dos principales candidatos a sucederle en el cargo, Joan Rosell (presidente de la patronal catalana) y Santiago Herrero (de la andaluza) tomaron la palabra para prestarle su apoyo, al igual que hizo el presidente de la patronal castellanoleonesa, Jesús María Terciado, posible sucesor de Jesús Bárcenas en Cepyme. Herrero y Terciado ofrecieron el apoyo más caluroso, mientras que Rosell estuvo más discreto, aseguraron a Público asistentes a la cena. Ninguno de los presentes se mostró en contra de la continuidad de Díaz Ferrán, quien anunció que durante la Junta del miércoles ofrecerá una breve exposición sobre su situación.

Además de las circunstancias del presidente, la reunión se centró en la negociación que ahora se retoma del Diálogo Social. Herrero, presidente de la Comisión de Relaciones Laborales, dirigió la conversación y se mostró convencido de que habrá un acuerdo rápido. Tanto es así que adelantó que en la Junta Directiva del próximo mes ya se podría someter a votación un principio de acuerdo.

El Gobierno ha convocado hoy a patronal y sindicatos para abrir, por tercera vez, un proceso de Diálogo Social que parte de posiciones ideológicas tan distantes, o más, que en las últimas dos negociaciones. Representantes de CEOE, CCOO y Gobierno escenificaron ayer su alejamiento con motivo de unas jornadas sobre mercado laboral organizadas por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) donde discreparon de asuntos que están, o estarán, sobre la mesa de negociación.

CCOO ofrece un pacto plurianual a cuatro años a los empresarios

El presidente de la Comisión de Economía de CEOE, José Luis Feito, abrió fuego al enarbolar un discurso basado en la necesidad de que los salarios no estén ligados a la inflación, por lo que instó a una reforma del actual modelo de negociación colectiva. En su opinión, el alza de los salarios y los elevados costes de despido son los principales problemas del mercado laboral español, por lo que pidió su cambio.

El directivo de CEOE criticó con especial dureza el actual modelo de despido improcedente por su elevada indemnización de 45 días por año trabajado. "Lo que la empresa gasta en despedir no lo gasta en invertir", apostilló, a la par que abogaba por una reducción de los costes de despido. Además, criticó algunas "falacias" en las que Gobierno y sindicatos están cayendo, como creer que el cambio de modelo productivo puede solucionar de alguna forma el problema laboral en España, lo que consideró "una tomadura de pelo".

Minutos después de la contundente intervención de Feito, tomó la palabra el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, que defendió todo lo contrario. Entre sus principales objetivos destacó el que los trabajadores conserven su poder adquisitivo en los próximos años.

CCOO y UGT han propuesto a la patronal, en la negociación colectiva que está en marcha en estos momentos, un pacto plurianual en el que los salarios suban entre el 1% y el 2% el primer año hasta alinearse con la evolución de los precios, y recuperar el poder adquisitivo en el último año. Para desvincular esta oferta de la legislatura política (que se cierra en 2012), Toxo ofreció que el pacto se extienda a cuatro años, hasta 2013.

El Gobierno quiere impulsar los contratos a tiempo parcial

En contra de lo expresado por el representante de la patronal, aseguró además que un despido más barato no crea empleo, y lamentó que el Diálogo Social no hubiera estado hasta ahora "a la altura de lo que necesita este país". "Es un desastre", aseveró.

Además, Toxo pidió que la reunión de hoy, en la que también participa UGT, se limite a formalizar una agenda para el proceso de concertación pero que no se avance hasta que haya algún acuerdo en las conversaciones bilaterales sobre los convenios entre empresa y sindicatos.

El líder de CCOO se mostró confiado en alcanzar un pacto con la patronal en las próximas semanas, tras el cual se podrían cerrar acuerdos a tres bandas con rapidez, aunque, matizó, "hay algunas cosas en el ambiente que lo pueden dificultar, retrasar o impedir". Estas circunstancias adversas podrían estar ligadas a la delicada situación del presidente de la patronal, Gerardo Díaz Ferrán, por la crisis de sus empresas.

Además, Toxo defendió un cambio en la negociación colectiva que suprima la obligatoriedad de determinados pactos provinciales y autonómicos y que dé más libertad a los sectores económicos para fijar sus condiciones de trabajo.

Por parte del Gobierno, tomó la palabra el secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, que defendió la idea de incentivar la contratación a tiempo parcial, una propuesta que disgusta a los sindicatos. Entre otras posibilidades, Granado destacó la búsqueda de mecanismos para animar la jubilación parcial o los contratos de relevo.

Granado se mostró contrario a plantear rebajas en las cotizaciones sociales 

Además, Granado se mostró contrario a plantear rebajas en las cotizaciones sociales que pagan los empresarios, aunque reconoció que la de medio punto planteada este verano "sigue sobre la mesa" pero se debatirá primero en el Pacto de Toledo.

Granado apuntó a que el pago de algunas prestaciones por parte de la Seguridad Social se ha hecho más eficiente, como el de la Incapacidad temporal, cuyo gasto se redujo más de un 12% el año pasado, con un 8,5% de esta caída atribuible a la acción del organismo que dirige.

El contrato alemán o la reducción de la jornada de trabajo
La propuesta de facilitar la reducción de la jornada compensada con parte de la prestación por desempleo y el compromiso de conservar la plantilla puede ser uno de los principales acuerdos en ver la luz. Urge su aprobación para que tenga efectividad.

Fin de las bonificaciones a la contratación
El Gobierno propondrá eliminar las bonificaciones a la contratación que existen en la actualidad y concentrarlas en dos colectivos: jóvenes y parados de larga duración. También las pequeñas empresas podrían beneficiarse de estos incentivos. Existe un consenso tácito que daría una rápida salida a este acuerdo.

Control del absentismo y liquidez para las pymes
La petición del control del absentismo por parte de los empresarios ha encontrado eco en el Gobierno, que se ha comprometido a mejorar los mecanismos de vigilancia en la Incapacidad Temporal. La eficiencia de los Servicios Públicos de Empleo será otro de los asuntos a tratar. Mejorar la financiación de pymes y autónomos será otro de los caballos de batalla de los empresarios. También surgirá la necesidad de una rebaja en las cotizaciones sociales.

Más noticias de Política y Sociedad