Público
Público

Un dictamen religioso rechaza la ablación en el oeste de África

Reuters

Los esfuerzos por erradicar la ablación en África occidental han avanzado gracias a la aprobación de un dictamen religioso contra la práctica en Mauritania y de sanciones contra las madres que sometan a sus hijas al procedimiento en Níger.

La práctica consiste en la extirpación de las partes externas de los genitales de las niñas y a veces el achicamiento de la apertura vaginal.

El sangrado, las enfermedades y los problemas para orinar y dar a luz que genera la ablación provocan la muerte de millones de víctimas por año en África y Oriente Próximo.

En muchas partes de África occidental, la circuncisión ha sido defendida como una obligación religiosa para las mujeres musulmanas, lo que llevó a muchas a creer que si no cumplen con la práctica se convierten en personas impuras cuyos rezos no son escuchados.

"¿Existen textos en el Corán que exijan claramente eso? No existen", dijo a Reuters el secretario general del Foro de Pensamiento Islámico en Mauritania, Cheij Ould Zein, acerca de la fatua firmada por 34 imanes y académicos.

"Al contrario, el islam está claramente en contra de cualquier acción que tenga efectos negativos en la salud. Ahora que los médicos de Mauritania coinciden de forma unánime en que la práctica amenaza a la salud, está claro que el islam se opone", agregó.

La fatua, o pronunciamiento religioso, fue firmada el 12 de enero, pero se dio a conocer públicamente esta semana, en un país donde se estima que un 72 por ciento de las mujeres han sido sometidas a la ablación y donde los practicantes del procedimiento cobran un promedio de 35 dólares.

MADRES CASTIGADAS

La fatua no es vinculante y no tendrá un impacto en las comunidades que practican la mutilación desde hace siglos por motivos culturales no ligados a la llegada del islam al continente africano.

Aún así, la decisión se suma a otros indicios de que estaría apareciendo una tendencia hacia la gradual eliminación de la práctica en África occidental.

En una señal de que las autoridades de Níger están aplicando una prohibición de 2003, 45 madres de la localidad sudoeste de Kollo recibieron multas y condenas en suspenso de ocho meses de prisión esta semana por complicidad, al permitir que sus hijas fueran mutiladas.

Una campaña apoyada por el grupo Save the Children generó el abandono de la mutilación en 40 pueblos de Mali, un país donde más del 80 por ciento de las mujeres han sido sometidas a la ablación. En Senegal, la práctica ha sido erradicada desde una ley aprobada en 1999.

Más noticias de Política y Sociedad