Público
Público

Dimite el máximo jefe militar alemán por un ataque en Afganistán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Alemania, Wolfgang Schneiderhan, y el secretario de Estado de Defensa, Peter Wichert, fueron obligados a dimitir el jueves después de las noticias de que el Ejército ocultó datos sobre un ataque aéreo en Afganistán en el que murieron civiles.

Los partidos de la oposición también pidieron la cabeza del entonces ministro de Defensa, Franz Josef Jung, actual ministro de Trabajo, lo que supondría un revés para la canciller Angela Merkel, que está estudiando mandar más soldados a Afganistán.

Cámara Baja del Parlamento - Jung se mostró titubeante cuando dijo que supo del ataque y agregó que sabía de la existencia de un informe de la policía militar sobre las muertes que ha sido aprovechado por sus rivales.

"Pero no tenía ningún conocimiento concreto del informe", afirmó, desatando las risas de los diputados de la oposición.

Jung dijo que el informe se pasó a la OTAN y que informó correctamente al Parlamento, afirmando que nunca descartó que hubiera víctimas civiles. No dio ninguna señal de que fuera a dimitir.

El ataque del 4 de septiembre, ordenado por un mando alemán y llevado a cabo por un caza F-15 estadounidense, fue la operación más mortífera en la que han participado soldados alemanes desde la Segunda Guerra Mundial y causó la muerte de 69 talibanes además de 30 civiles, según el Gobierno afgano. En los días posteriores al ataque, Jung negó que hubiera víctimas civiles.

El Ejército alemán dijo que fue una medida preventiva para evitar un posible atentado suicida de talibanes que habían secuestrado dos camiones de combustible. El presidente afgano, Hamid Karzai, lo calificó de un importante "error de juicio".

ASUMIR RESPONSABILIDADES

que relevó a Jung el mes pasado, cuando el nuevo Gobierno de Merkel llegó al poder -, admitió la existencia del informe y dijo que no lo supo hasta el miércoles. Además informó al Bundestag de las dimisiones de Schneiderhan y Wichert.

"Este informe y otros del anterior periodo legislativo no fueron presentados, y la responsabilidad de esto se ha llevado al nivel más alto", afirmó.

Guttenberg fue el primer alto cargo del Gobierno que el 6 de noviembre admitió que hubo civiles muertos.

En una rueda de prensa junto al secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, Merkel dijo que apoyaba el esfuerzo de Guttenberg por "aclarar el asunto y tomar los pasos necesarios". Además señaló que espera que Jung será claro sobre lo que supo del incidente.

Se espera que la semana que viene el Parlamento renueve un mandato que permite al Gobierno alemán desplegar hasta 4.500 soldados en Afganistán, aunque altos cargos han dicho que la cifra podría aumentar a principios de año tras una revisión de la estrategia. Alemania tiene ahora 4.250 soldados en aquel país.

Más noticias en Política y Sociedad