Público
Público

El dinero extranjero huye de la Bolsa española

Wall Street celebra la decisión del BCE y se anota la mayor subida bursátil de 2011

PILAR BÁZQUEZ

La frase de Trichet de que los tipos podrían subir en abril actuó ayer como el escopetazo de salida para el dinero invertido en España, aunque también hubo estampida en el resto de mercados de los países de la periferia del euro. Nada más conocerse las declaraciones del presidente del BCE, la Bolsa de Madrid se dio la vuelta y abandonó la tendencia alcista con la que había inaugurado la sesión.

Al final, encabezó las caídas en Europa al perder un 0,72%, hasta los 10.566 puntos, un nivel que no veía desde principios de noviembre de 2010. Las bolsas de Milán y Lisboa le acompañaron, con caídas del 0,38% para el índice Mib italiano y del 0,33% para el PSI luso. El resto de bolsas europeas, aunque también sufrieron tras las palabras de Trichet, consiguieron cerrar en positivo. Mientras, en Wall Street hubo celebración por todo lo alto y el Dow Jones subió un 1,59%, su mayor subida diaria en 2011.

"Hubo un trasvase muy claro de dinero a las bolsas estadounidenses y a Londres. Sobre todo a compañías exportadoras", explica Alberto Castillo, analista de Capital Bolsa.

Está claro que, si la decisión de Trichet tiene efectos secundarios negativos para toda Europa, la peor parada podría ser la tibia recuperación de la economía española. El sector financiero español fue el más perjudicado de la sesión, porque sería el más afectado por la posible subida de tipos (junto con las empresas de consumo), pero también porque ha sido donde más dinero internacional ha entrado en los últimos meses y donde más liquidez hay para salir de Bolsa. Los principales bancos como Santander y BBVA registraron caídas cercanas al 1,5%.

Con este panorama sobre la mesa, la subasta que el Tesoro español celebró por la mañana quedó totalmente deslucida en Bolsa y eso que sorprendió muy positivamente. España colocó casi los 5.000 millones que había previsto el Tesoro. 2.652 millones en bonos a cinco años a un tipo de interés del 4,408%, frente al 4,590% de la subasta anterior. Además, la demanda superó los 5.746 millones, lo que dadas las tensiones que en estos momentos hay en los mercados fue especialmente bien valorado por analistas e inversores. En el caso de la emisión a tres años, el sentimiento fue igualmente positivo; se colocaron 1.146 millones de una demanda de 3.482 a un tipo de interés del 3,609%.

El euro, en cambio, sí celebró las palabras de Trichet, mostrando su beneficio para los grandes países de la zona y subió hasta 1,39 dólares.

Más noticias de Política y Sociedad