Público
Público

Los dinosaurios argentinos conquistan Belgrado 200 millones de años después

EFE

¿Había en el mesozoico dinosaurios en la actual Serbia? Es aún un secreto y un desafío para los paleontólogos, pero Belgrado es ahora tierra prometida para esos animales que vivieron hace más de 200 millones de años en la Patagonia.

Una espectacular exposición de los gigantes de la Patagonia argentina parece como un cuento fantástico trasladado a la actualidad para mostrar cómo eran estos animales, en qué ambiente vivían, cómo era la Tierra en esa época tan remota, por qué desaparecieron y si tienen algún descendiente en el mundo animal.

La muestra ha sido organizada por el Museo serbio de Naturaleza y los expertos argentinos Grupo Cultural, con ayuda del Ministerio de Cultura de Serbia.

Se presentan 20 especies de dinosaurios, la mitad de ellos reconstruidos a tamaño natural, 40 ejemplares de partes de esqueletos, cráneos, nidos con huevos, réplicas de huellas y huesos.

Uno de los dinosaurios, "megaraptor namunhuaiqui", tiene su estreno mundial en Belgrado. Un carnívoro que impresiona por su enorme garra puntiaguda de unos 40 centímetros, que es uno de los hallazgos paleontológico más importantes.

Los dinosaurios eran el grupo de los animales más grandes que han existido en la Tierra y que se mantuvieron durante más de 180 millones de años en el mesozoico y sus épocas del triásico, jurásico y cretácico.

El escenario en el planeta era muy distinto al de hoy. Los continentes estaban unidos en una sola masa, con su parte meridional Gondwana. La región de la Patagonia estaba unida con África del Sur.

El doctor argentino de paleontología Jorge Calvo, uno de los autores de la exposición, explicó a Efe que el ambiente en que vivían los dinosaurios en Patagonia era una superficie plana con muchísimos bosques, un río de con meandros y grandes curvas y un clima cálido, templado y húmedo.

"Es como si pusiéramos dinosaurios en cualquier parque de hoy de cualquier ciudad. Había muchas angiopharmas, que son las plantas con flores. No había casi pinos ni araucarias", dijo Calvo.

En la Patagonia se han hecho grandes descubrimientos paleontológicos en las últimas décadas, y en muchos casos fueron rescatados esqueletos enteros conservados en estado óptimo.

Fueron encontrados gigantes como el "gigantosaurus carolini", especie endémica del continente sudamericano, considerado el dinosaurio carnívoro más grande del mundo, de 15 metros de largo y 8 toneladas.

O el herbívoro "rebbachisaurus tessonei"", de 17 metros, de cola y cuello muy largos, que era la comida preferida del gigantosaurus.

No todos los dinosaurios eran tan grandes y había especies del tamaño de un perro, un gato o una paloma.

También se ven en la muestra nidos de huevos que contribuyeron a conocer datos biológicos de esas criaturas y su reproducción.

Ninguna especie podía competir con los dinosaurios en su época y, aunque ya habían empezado a aparecer los primeros mamíferos diminutos, su evolución pudo progresar sólo tras la desaparición de aquellos que reinaron en ese período en la naturaleza.

Ningún ser humano pudo ver jamás a un dinosaurio vivo, ya que los primero homínidos aparecieron 60 millones de años después de su desaparición.

Desaparecieron posiblemente por alguna catástrofe natural, lo que recuerda al visitante de la exposición la fragilidad del equilibrio ecológico en el planeta y los efectos de su deterioro, que a veces depende del hombre, pero que otras veces están fuera de su alcance.

Según el especialista Calvo, hay varias teorías sobre la extinción de los dinosaurios, pero la que prevalece ahora entre los paleontólogos es que se debió al impacto de uno o varios meteoritos, en la península de Yucatán y en la India, "que oscureció la Tierra durante casi un año".

"Y con ello murieron los vegetales, luego los dinosaurios herbívoros y luego los carnívoros", declaró Calvo. "Sobrevivió sólo el 30 por ciento de las especies pequeñas", agregó.

El profesor Calvo aseguró, no obstante, que "los dinosaurios están viviendo hoy".

"Tenemos muchos representantes que son las aves. Hoy las aves se consideran dinosaurios", indicó.

En la exposición hay un pequeño sector sobre "Serbia en el tiempo de los dinosaurios", con ejemplares de fósiles del mesozoico de conchas y caracoles, ya que entonces esas tierras estaban bajo el mar.

Más noticias de Política y Sociedad