Público
Público

El director de la Agencia de Pesca de la UE aboga por reducir la flota y lograr la pesca sostenible

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El director de la Agencia Europea para el Control de Pesca, el holandés Harm Koster, abogó hoy por "reducir el exceso de la flota de barcos que faenan" para lograr un nivel de capturas sostenible, y consideró necesario imponer una "cultura del respeto a las normas" para luchar contra la pesca ilegal.

"Hay que reducir el exceso de capacidad de la flota, el numero de barcos que faenan", comentó Koster en Vigo en una entrevista con Efe, donde prepara el desembarco de los "eurofuncionarios" que se instalarán en la nueva sede de ese organismo a mediados de este año.

Koster advirtió que "la reducción de la excesiva flota se ha hecho de manera demasiado lenta y es insuficiente para alcanzar un equilibrio" entre los intereses económicos y la capacidad de renovación de los bancos de pesca.

Según el director de la agencia pesquera comunitaria, "muchos barcos no han respetado las normas aplicables, por lo que es necesario mejorar el cumplimiento de las leyes", algo que calificó como uno de los principales objetivos de la Agencia que dirige.

"A veces los pescadores pretenden que las leyes son excesivamente complicadas", comentó Koster, que empieza a hablar castellano para adaptarse a su nuevo entorno.

Aseguró que la Agencia está "preparada para trabajar junto con el sector con el objetivo de que la legislación sea aplicable", pero subrayó que todavía en las inspecciones que llevan a cabos los países de la Unión Europea se constata que hay barcos que utilizan artes ilegales o que no declaran correctamente sus capturas, hasta el punto de que "a veces sólo anotan en sus libros una tercera parte de lo que pescan".

Por ello, invitó al sector a la "responsabilidad" para hacer frente a una conciliación entre los intereses a corto plazo con los del más largo plazo para las futuras generaciones.

Koster comentó que la Agencia no pretende hacer de policía, entre otras cosas porque no dispone de inspectores ni de mandato, ya que eso corresponde a los países miembros de la UE, pero opinó que "acabar con la pesca ilegal requiere disciplina con los pescadores" y, en último término, "sanciones disuasorias y preventivas".

Acerca de las criticas de organizaciones no gubernamentales de que Las Palmas se ha convertido en una plataforma de comercio del pescado ilegal de la zona del oeste de África, Koster señaló que "tienen razón", pero consideró que eso es "injusto".

Añadió que "Las Palmas es un gran puerto pesquero, base de muchos barcos que operan en esa zona del Atlántico, en el que se descarga mucho pescado", entre ellas "capturas ilegales, porque no siguen canales de distribución diferentes y es difícil distinguir las capturas legales de las que no lo son".

Señaló que hay varios países de África occidental, entre los que citó Guinea Bissau, Guinea Conakry y Liberia, en los que hay pesca ilegal difícil de controlar, y apuntó que "en cambio en Marruecos, Mauritania o Senegal hay muy poca porque hay más medios de inspección y vigilancia".

Aseguró, además, que en esa zona del Atlántico faenan muchos barcos de pesca asiáticos "cuyas capturas van a los puertos mas cercanos como Las Palmas".

Señaló que la Unión Europea tiene previsto establecer medidas legales para acabar con ese comercio ilegal y, una vez se adopten, la Agencia que dirige podrá establecer medidas de prioridad en cooperación con España y otros países.

Destacó que las medidas para acabar con la pesca ilegal deben establecerse desde la perspectiva de la "cooperación" entre Estados, ya que, en caso contrario, algunos pescadores sin escrúpulos podrían estar tentado de aprovechar los "agujeros" legales, entre los que mencionó los barcos que navegan bajo pabellón de conveniencia.

Consideró que un buen ejemplo para resolver la situación de los caladeros en dificultades es la cooperación establecida por la Organización de Pesca del Atlántico Noroccidental (NAFO, en sus siglas en inglés), que ha contribuido a reducir las capturas y a salvar algunas especies de la extinción, estableciendo incluso una lista negra de barcos piratas.