Público
Público

Dirigentes políticos llaman al diálogo en noche caliente en Argentina

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Dirigentes políticos argentinos llamaron al diálogo entre el Gobierno y el sector agropecuario, en huelga desde hace 13 días en protesta por el aumento de impuestos a la exportación de granos y por la política oficial hacia el campo.

Después de que las partes en conflicto endurecieran su postura, gobernadores de provincias que basan su economía en la producción agropecuaria y Elisa Carrió, referente de la tercera fuerza política del país, convocaron "a negociar y a la paz social".

El gobernador de Córdoba (centro), Juan Schiaretti, se manifestó en favor del "diálogo sin condicionamientos" para poder destrabar el conflicto con el campo.

"La prolongación de esta crisis no es beneficiosa para ninguna de las partes y, por el contrario, perjudica a todos los argentinos", destacó en un comunicado Schiaretti, peronista al igual que la presidenta del país, Cristina Fernández.

Su colega de Santa Fe (centro), el socialista Hermes Binner, convocó al Ejecutivo central a "sentar a la mesa" a las partes en disputa, al indicar que "la única solución es el diálogo".

En declaraciones a la televisión, Binner, que lo mismo que Schiaretti mantiene buenas relaciones con la presidenta Fernández, sostuvo que no tiene intenciones de intervenir en la controversia, sino "ser parte del diálogo".

"No olvidemos que tanto en Santa Fe como en Córdoba la columna vertebral de la economía es el agro", enfatizó.

Carrió, que lidera la Coalición Cívica (centroizquierda), llamó igualmente "a la paz y a evitar la respuesta violenta", poco después de repudiar un duro discurso de la presidenta argentina que agregó más leña al fuego en el conflicto.

"Repudio el discurso de Cristina Fernández. No es cierto lo que dijo. El costo de la producción es altísimo y además le roban a la gente del campo el 44 por ciento de la producción", dijo la ex candidata presidencial.

El jefe del gabinete de ministros, Alberto Fernández, salió al cruce de las declaraciones de Carrió, a la que responsabilizó de las multitudinarias manifestaciones de apoyo al campo en las principales ciudades del país que se produjeron tras el discurso de la jefa del Estado.

"Es una nueva irresponsabilidad de la señora Carrió", aseguró el jefe de los ministros antes de considerar que quienes salieron a las calles a golpear cacerolas y demás utensilios de cocina son "seguidores" de esta dirigente de centroizquierda.

Horas antes, en un durísimo discurso, Cristina Fernández había señalado que no cederá a la "extorsión" de los productores agropecuarios, que ratificaron su intención de mantener la protesta iniciada hace dos semanas.

Los productores y trabajadores rurales, que lideran el más grave conflicto agropecuario de las últimas décadas, han bloqueado centenares de carreteras y ya comienza a notarse el desabastecimiento de productos básicos en las principales ciudades de Argentina.