Público
Público

El disidente Chen abandona la Embajada de EEUU y se queda en China ante la denuncia de amenazas

EFE

El abogado Chen Guangcheng abandonó hoy la Embajada de EEUU en Pekín y permanecerá en China, a raíz de un pacto mediado por la secretaria de Estado, Hillary Clinton, que los activistas denuncian que el disidente aceptó tras recibir amenazas contra su familia.

"Chen y el Gobierno chino -dijo Clinton- han logrado varios entendimientos sobre su futuro, incluyendo la oportunidad de buscar una mejor educación en un entorno más seguro", que, según altos funcionarios del departamento de Estado confirmaron después bajo condición de anonimato, será en una Universidad del país "por voluntad propia del abogado".

Sin embargo, la activista china Zeng Jinyan dio otra versión de lo ocurrido a través de su cuenta de Twitter, en la que señaló que el abogado ciego decidió abandonar la Embajada de EEUU después de ser amenazado por las autoridades del país asiático con enviar de vuelta a casa a su mujer y sus hijos.

En la misma línea, el activista Bob Fu, que dirige la organización estadounidense China Aid y afirma que ayudó a escapar a Chen de su arresto domiciliario la semana pasada, aseguró en un comunicado que el abogado autodidacta tomó "a regañadientes" la decisión de abandonar la legación estadounidense.

Fu asegura que las autoridades chinas hicieron "amenazas serias a las miembros de su familia inmediata" si el disidente "se negaba a aceptar la oferta", y que los funcionarios estadounidenses, por su parte, "han abandonado a Chen".

El abogado de derechos humanos Teng Biao, transcribió, también en las redes sociales, una conversación que mantuvo con Chen y en la que, a la pregunta de si ha sido coaccionado, el activista responde: "sí, es cierto. Esta tarde, en Chaoyang (el hospital)".

Si bien en un principio Chen manifestó su intención de permanecer en el país, diversos medios señalan que el abogado ciego ha cambiado de idea tras temer por la vida de él y de su familia.

Clinton, que aterrizó hoy en Pekín con motivo del Foro Estratégico y Económico anual entre China y EEUU, no quiso dar detalles sobre los "entendimientos" alcanzados entre Chen y las autoridades chinas, limitándose a señalar que "convertir esos compromisos en realidad es la próxima y crucial tarea".

"El Gobierno de Estados Unidos y el pueblo americano están comprometidos a seguir implicados con Chen y su familia en los días, semanas y meses venideros", subrayó en el breve comunicado.

Las palabras de Clinton salieron a la luz horas después de que el Gobierno chino pidiera a la legación estadouniense que se disculpara por haber acogido al activista durante seis días, confirmando, por primera vez desde la fuga de Chen el pasado 22 de abril, que había permanecido dentro de la Embajada del país norteamericano.

Chen salió hoy de la legación estadounidense para ingresar en el Hospital de Chaoyang alrededor de las 15:30 hora local (07:30 GMT), donde pudo reencontrarse con su mujer e hijos.

Por el momento, se desconoce si él y su familia ya han sido dirigidos a otro lugar o si permanecen dentro del centro sanitario, aunque cientos de periodistas y decenas de policías siguen apostados en las inmediaciones a la espera de su posible salida, según comprobó Efe.

Asimismo, el centro se encuentra infestado de agentes que llegan a controlar, incluso, los ascensores, de modo que sólo se puede subir hasta la segunda planta -Chen ha pasado el día en la novena- bajo la tutela de guardias de seguridad.

Previamente, según pudo observar Efe, el abogado fue llevado en silla de ruedas ante un fuerte dispositivo de seguridad que, después de hostigar y vilipendiar a algunos periodistas, les obligó a que abandonasen la planta donde se encontraba el activista ciego.

Antes de acudir al hospital, Chen conversó telefónicamente con Clinton, dio una entrevista exclusiva a "The Washington Post" y llamó a su amigo el abogado Li Jinsong, a quien pidió que viajara a Pekín para encontrarse con él, señaló el letrado a Efe.

Chen, abogado autodidacta que perdió la vista a los cinco años, fue detenido en 2005 y condenado en 2006 a cuatro años y tres meses de prisión tras denunciar abortos y esterilizaciones forzosas, una sentencia criticada por organizaciones de derechos humanos, que la consideraron una venganza de las autoridades por su activismo.

El abogado salió en libertad en 2010, pero, desde entonces, ha sufrido junto a su familia un severo arresto domiciliario ilegal en su casa de Dongshigu, también en Shandong, del que escapó el pasado 22 de abril para buscar refugio en la Embajada estadounidense.

Sin que se sepa aún en qué términos prácticos se va a cumplir el acuerdo sobre Chen, EEUU y China han llegado a tiempo para sentarse mañana a negociar acuerdos económicos y estratégicos que, supuestamente, potenciarán las relaciones entre las dos primeras potencias mundiales.

Más noticias de Política y Sociedad