Público
Público

El dólar subirá gradual pero no intensamente en 2008 frente al euro, según FUNCAS

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A lo largo del 2007 el euro ha rebasado todas sus barreras históricas pero, según el último número de Cuadernos de Economía de la Fundación de Cajas de Ahorro (FUNCAS), el consenso de mercado prevé una gradual aunque no intensa subida del dólar estadounidense frente a la moneda europea en 2008.

El primer motivo que los autores del estudio, los economistas de Analistas Financieros Internacionales, Pablo Guijarro Segado y Álvaro Francisco Lissón Aguilar, apuntan para justificar esta subida es la progresiva reducción del déficit por cuenta corriente en Estados Unidos.

Este indicador se redujo del 6 por ciento del Producto Interior Bruto a comienzos de 2007 al 5,2 por ciento en septiembre y se planea que durante los próximos meses baje hasta el 4 por ciento del PIB.

Otro de los motivos que destacan es que la Reserva Federal estadounidense podría dejar de bajar tipos en la primera parte del ejercicio, mientras el Banco Central Europeo diese un estímulo monetario bajando los suyos en la segunda mitad del año.

Los autores también consideran que el dólar está actualmente infravalorado un 20 por ciento, lo que significa que el cambio, en lugar del actual - 1,53 dólares por euro-, debería estar entorno a los 1,20 dólares.

En opinión de los autores de este estudio, el tipo de cambio debe finalizar el ejercicio en la parte baja del rango, entre 1,40 y 1,50 dólares por euro.

Además, consideran que la volatilidad de los mercados financieros favorecerá la apreciación continuada del franco suizo y del yen frente al euro.

Ven más difícil hacer estimaciones para la libra, porque en el Reino Unido la ralentización del mercado inmobiliario es "todavía muy incipiente" y podría forzar bajadas de tipos de interés por parte del Banco de Inglaterra más agresivas de lo descontado por el mercado, lo que mantendría débil esta divisa.

En el informe de FUNCAS los dos economistas se han planteado también si la actual fortaleza del euro puede resultar lesiva para el crecimiento europeo y han concluido que, a pesar de la intensa apreciación registrada por el euro, la expansión de las exportaciones europeas no se ha visto resentida.

Así, ha habido diversos factores que han hecho a la economía del área euro menos vulnerable a las fluctuaciones del tipo de cambio.

Estos factores son la menor dependencia del ciclo económico europeo a la evolución del sector exterior, en comparación con otras etapas, la mayor diversificación por áreas geográficas de las exportaciones, y el aumento de la relevancia del comercio intraeuropeo.