Público
Público

Dolencias inmunológicas infantiles suelen estar mal informadas

Reuters

Por Genevra Pittman

Los avisos en la televisión,la radio y los diarios que advierten a los padres sobre lasenfermedades inmunológicas infantiles poco comunes, peropeligrosas, estarían mal direccionados.

Un análisis publicado en la revista Pediatrics revela queapenas unos pocos de 10 "signos de alarma" de lasinmunodeficiencias primarias que promueven las ONG depacientes, como la Fundación Jeffrey Modell, predicen realmenteesos trastornos.

Y, según los autores, esa información daría mejor resultadoen mano de los especialistas hospitalarios que de la opiniónpública. "Es muy importante llegar a ciertos grupos en relacióncon estas enfermedades", dijo el doctor Peter Arkwright,coautor del estudio y especialista del Hospital de Niños RoyalManchester, en el Reino Unido.

Aun así, el experto opinó que "concentrarse en la opiniónpública sería malgastar gran cantidad de dinero que daría mejorresultado si se invierte en el diálogo entre los especialistashospitalarios y las familias" con antecedentes de trastornosinmunológicos.

Entre esas enfermedades incluidas en las campañas seencuentran las deficiencias de las células sanguíneas, como lasB y T, que eliminan las infecciones, u otros componentes delsistema inmunológico.

Este tipo de trastornos son raros (afectan a una de cada10.000 personas), precisó Arkwright, pero causan la muerte sino se diagnostican precozmente. En muchos casos, los síntomasaparecen en el primer o segundo año de vida.

Las ONG, como la Fundación Jeffrey Modell, piden que lospadres estén atentos a si sus hijos no pueden luchar contrainfecciones comunes o si sufren infecciones recurrentes, que nose curan fácilmente con antibióticos.

Las 10 señales de alarma están disponibles enhttp://bit.ly/hbALaP.

El equipo de Arkwright revisó las historias clínicas de másde 500 niños atendidos en centros de Inglaterra dedicados a lasinmunodeficiencias. A tres cuartos se les diagnosticó unainmunodeficiencia primaria.

Antes del diagnóstico, sólo se habían registrado tresseñales de alarma promovidas en los niños con trastornosinmunológicos: los antecedentes familiares de esos problemas,el uso de antibióticos intravenosos para curar infecciones, elretraso del crecimiento y el aumento de peso.

El equipo estimó que con esas tres señales únicamente sepodrían haber adelantado nueve de cada 10 trastornosinmunológicos. Otros signos, como infecciones de oído osinusitis recurrentes, o neumonía reiterada, no lograronpredecir a qué niños se les podría diagnosticar unainmunodeficiencia primaria.

Los médicos hospitalarios habían derivado a los centrosespecializados a la mayoría de esos niños. Esto, para losautores, indica que esos especialistas son el grupo másimportante para orientar la información sobre los signos y lossíntomas de las inmunodeficiencias.

El autor agregó que las familias que tienen un niño/a conun trastorno inmunológico deben saber que sus otros hijostambién están en riesgo. En el estudio, los antecedentesfamiliares de las inmunodeficiencias primarias eran 18 vecesmás comunes en los niños con esos problemas que en el resto.

FUENTE: Pediatrics, online 11 de abril del 2011

Más noticias de Política y Sociedad