Público
Público

Echenique explica al Consejo que se sintió "toreado" por Montoro

ALEJANDRO TORRÚS

Leopoldo González-Echenique ya es historia. El que ha sido presidente de RTVE durante los dos últimos años ha presentado formalmente su dimisión este mediodía tras perder el pulso mantenido durante todo su mandato con el ministro de Hacienda Cristóbal Montoro.

Echenique ha explicado a los consejeros de RTVE su lucha por conseguir 130 millones más para la Corporación y cómo Montoro lo había ignorado una y otra vez. Nunca diciendo que no, pero tampoco comprometiéndose al sí. "En el Consejo de esta mañana nos ha explicado que ha pedido reiteradamente más dinero para RTVE pero que el ministro le ha estado toreando durante todos estos meses", señalan a Público fuentes presentes en el Consejo de esta mañana.

El primer aviso serio de Echenique se produjo a principios del verano. El presidente trató de convertir el compromiso verbal del Ejecutivo en un compromiso serio. No lo consiguió. Decidió esperar hasta septiembre a sabiendas de que, como él mismo señaló en el Congreso, las partidas presupuestarias se decidían en el último instante. Pasó el verano, llegó septiembre y Montoro seguía en silencio. Los únicos mensajes que llegaban desde Hacienda insistían en que había que recortar más. Echenique había firmado un convenio colectivo con los trabajadores que ahorraba 28,5 millones de euros a la empresa, pero que blindaba a la plantilla por dos años, y diseñó un plan de medidas de ahorro que, entre otras cosas, integraba Teledeporte en La 2 con un ahorro de 16 millones de euros.

Ninguna de estas medidas era suficiente para Hacienda, que continuaba dando largas a las peticiones de Echenique. Así, el ya expresidente de RTVE mandó hace una semana una carta de dimisión a Montoro. El ministro pasó palabra. "Nos ha dicho que no tomaron muy enserio su carta de dimisión", añaden fuentes cercanas al Consejo. Ayer, miércoles, el entonces aún presidente mandó un nuevo ultimátum al Ejecutivo. La respuesta volvió a ser la misma. A Echenique sólo le quedaban dos salidas: dimitir o tragarse sus palabras. Optó por dimitir.

"Nada más comenzar la reunión del Consejo nos ha dicho que dimitiría al final. Teníamos temas que tratar algunos temas que había que cerrar cuanto antes. Una vez tratados ha dimitido y ha explicado las razones y nos ha dicho que lo hacía por coherencia", explican a Público otras fuentes también presentes en la reunión de esta mañana, que apuntan que acto seguido se ha procedido a elegir al nuevo presidente en funciones de la Corporación, el consejero José Manuel Peñalosa (ver perfil más abajo).

A pesar de esta versión, Echenique ha enviado una carta a los trabajadores de RTVE, según informa la propia página web de la radotelevisión pública, en la que ha explicado que su dimisión se debe a "motivos estrictamente personales". En esta misiva, el expresidente ha señalado que se despide con un sentimiento de "enorme gratitud" y ha destacado que RTVE "es absolutamente imprescindible" para la sociedad actual, para la "industria audiovisual y para el conjunto del país".

Por su parte, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, no ha tardado en responder a Echenique y salir al paso de las rumores de quiebra técnica de la Corporación. "¿La viabilidad de RTVE está garantizada?", le han preguntado los medios al ministro tras conocerse la dimisión de Leopoldo González-Echenique como presidente de la Corporación. "Por supuesto que sí", ha respondido el ministro, que ha señalado que los anteriores presidentes de RTVE también han dimitido cuando han creído que llegaba su momento.

La reacción en la oposición tampoco se ha hecho esperar. El portavoz socialista en el Congreso, Antonio Hernando, ha asegurado que la dimisión de Echenique constata el "fracaso" del modelo de RTVE del Partido Popular, hasta el punto de dejar a la televisión pública al borde de la "inviabilidad". Por su parte, Izquierda Unida ha expresado a través de Ricardo Sixto, portavoz de la coalición de izquierdas en la Comisión de Control de RTVE en el Congreso, su temor de que la televisión pública estatal pueda seguir el "lamentable" camino de Canal Nou o Telemadrid, informaEfe.

También los sindicatos han reaccionado ante la dimisión de Echenique y ante la enésima crisis de RTVE, cuya inestabilidad se está convirtiendo en sistémica. Así, Jesús Tracho, secretario general de UGT en la Corporación pública, ha señalado a Público la preocupación del sindicato ante los planes que el Ejecutivo tiene para la radiotelevisión pública. "Es una situación insostenible ya que el déficit es estructural y no se puede solucionar si el Gobierno no quiere aumentar la dotación presupuestaria", ha denunciado Tracho. También José Carlos López, secretario general del sindicato USO-RTVE se ha expresado en estos términos asegurando que los trabajadores ya habían cumplido con su parte accediendo a la rebaja de 28,5 millones en sus salarios.

Por último, la secretaria general de CCOO en RTVE, Maite Martín del Caz, ha asegurado que la dimisión del presidente de Echenique, es "preocupante" porque constata que las "amenazas" que se ciernen sobre el ente público son "ciertas" y "aumentan". "La dimisión nos parece preocupante porque las amenazas, que nosotros venimos diciendo que se cernían sobre la Corporación, parece que son ciertas e incluso parece que, desde nuestro punto de vista, aumentan", ha explicado Martín del Caz, en declaraciones a Europa Press.

Una vez conocida la dimisión de Echenique, el Consejo de RTVE, formado por una aplastante mayoría por miembros propuestos por el PP, ha elegido como nuevo presidente en funciones al consejero José Manuel Peñalosa, quien también fue propuesto por el PP y elegido por el Senado. "No tendrá ningún poder ejecutivo y sólo podrá convocar al Consejo", explican fuentes cercanas al Consejo a este medio, que añaden que la situación que vive en la actualidad RTVE es "tremenda" ya que el Gobierno "ha demostrado que no tiene ninguna voluntad de mantener la Corporación con unos mínimos de viabilidad".

El nuevo presidente en funciones de RTVE es otro ejemplo más de una carrera política profesional ligada de modo inseparable a un partido político, en este caso, el Partido Popular. Peñalosa lleva nada más y nada menos que 34 años en política. Comenzó su carrera en los albores de la democracia en 1980 como secretario técnico y gerente de Alianza Popular en Zamora, ayuntamiento donde llegó a ocupar el puesto de concejal a la vez que fue nombrado vicepresidente primero y portavoz en la Diputación provincial de la localidad.

En 1989 dio el salto al Senado donde fue nombrado secretario general del Grupo Parlamentario Popular para en 1993 pasar como diputado al Congreso, cargo que ocuparía hasta 1999 cuando tuvo que dimitir acosado por la corrupción. Hasta ese momento, la carrera de Peñalosa sólo conocía ascensos. De concejal había pasado por todos los escalones de la política: Diputación, Senado, Congreso y portavoz del PP en la Comisión de control de RTVE en 1996. Siempre para arriba. De concejal a portavoz del PP en una comisión.

Sin embargo, en 1997 comenzó el descenso. Peñalosa se vio envuelto en el llamado 'Cazo Zamora'. No fue el único. El caso afectó a más de 30 cargos del Partido Popular y constructores de la región. En la investigación llegó a salir el nombre de José María Aznar. Un empresario de la zona declaró que había pagado comisiones para financiar la campaña electoral de Aznar en las elecciones de 1996, que llevaron al PP al gobierno por primera vez. También Dionisio García Carnero, actual senador por el PP, fue imputado en aquella investigación.

El caso llegó a manos del Tribunal Supremo al estar implicados diputados aforados. Y la reacción del Partido Popular fue instantánea. Peñalosa y el resto de aforados dimitieron y se evitó de esta manera que el Tribunal Supremo abriera un juicio contra ellos. La causa volvía entonces a Zamora y el magistrado titular del Juzgado de Instrucción nº 4 de Zamora archivó las diligencias en 2002 tras investigar presuntos delitos de prevaricación, cohecho, usurpación de funciones y pago de comisiones en la adjudicación de obras y servicios en la Diputación de Zamora desde finales de los años ochenta a principios de los noventa.

Tras su dimisión como diputado, Peñalosa fue asesor parlamentario del grupo popular en el Congreso en materia audiovisual, telecomunicaciones y control sobre RTVE hasta 2008. Entre 2008 y 2012 fue asesor del Consejo y en 2012 fue elegido miembro del Consejo de Administración de RTVE por el Senado a propuesta del Partido Popular.


http://www.quoners.es/debate/estas-a-favor-o-en-contra-de-que-se-cierre-rtve

Más noticias de Política y Sociedad