Público
Público

La economía china creció un 11,4% en 2007 y sigue pisando los talones a Alemania

EFE

La economía china aumentó en el año 2007 un 11,4 por ciento, la mejor cifra desde 1994 y por encima del 10 por ciento por quinto año consecutivo, por lo que mantiene el cuarto puesto en las economías mundiales, cada vez más cerca de Alemania.

El PIB chino continuó creciendo a un ritmo imparable (tres décimas más que en 2006, cuando fue del 11,1 por ciento) y ascendió a 24,66 billones de yuanes (2,33 billones de euros, o 3,41 billones de dólares), según las cifras hechas públicas hoy por el Buró Nacional de Estadísticas.

El crecimiento de la economía china en 2007 es el mayor de los últimos 14 años (en 1994, el aumento del PIB fue de un 13,1 por ciento).

China continúa por tanto tras EEUU, Japón y casi alcanzando a Alemania, país este último que, aunque pendiente de dar sus estadísticas de 2007 (el próximo 14 de febrero) se calcula que acumuló un PIB de unos 2,38 billones de euros (3,47 billones de dólares), según datos de la Oficina Federal de Estadística germana.

La renta per cápita anual de los chinos aumentó en 2007 el 17,2 por ciento y se situó en 13.786 yuanes (1.900 dólares, o 1.300 euros) en áreas urbanas, pero en las rurales creció menos (15,4 por ciento y se situó en 4.140 yuanes (570 dólares, o 390 euros), por lo que se acentúa la brecha económica campo-ciudad.

Por trimestres, si en el primero de 2007 el PIB creció un 11,1 por ciento y en el segundo alcanzaba un 11,9 por ciento (récord trimestral de la última década), el tercero bajó al 11,5 por ciento y el cuarto, anunciado hoy, confirmó la tendencia descendente, con un 11,2 por ciento.

Cierta desaceleración se confirmaría si se cumplen las cifras de crecimiento que los economistas chinos prevén para 2008, cuando, de acuerdo con el Centro de Información Estatal de China, el PIB podría ascender "sólo" un 10,8 por ciento.

Por sectores, el PIB del sector primario aumentó un 3,7 por ciento y ascendió a 399.000 dólares (273.000 euros), mientras que el del industrial o secundario creció un 13,4 por ciento y siguió siendo el dominante el país, con 1,67 billones de dólares (1,14 billones de euros).

El sector terciario o de servicios aumentó un 11,4 por ciento, hasta ascender a 1,33 billones de dólares (911.000 millones de euros).

El buró también publicó hoy el índice de precios al consumo de 2007, que ascendió al 4,8 por ciento, muy por encima de las previsiones que el Gobierno chino estableció a principios de año (de en torno al 3 por ciento).

La cifra fue también mucho mayor que la registrada en 2006, cuando el aumento de precios fue de sólo un 1,5 por ciento.

El aumento de precios en diciembre de 2007 con respecto al mismo mes del año anterior fue del 6,5 por ciento.

El buró de estadísticas atribuyó la fuerte inflación a las subidas de precios en el sector inmobiliario (4,5 por ciento) y en los alimentos (12,3 por ciento).

Estas últimas fueron motivadas por el alza, entre otros, de la carne de cerdo (de un 54 por ciento) y los aceites para cocinar (más del 35 por ciento), según cifras aportadas anteriormente.

El Buró Nacional de Estadísticas no mencionó hoy estos dos productos, cuya fuerte subida hace temer a Pekín inestabilidad social, pero sí destacó que el año pasado el precio de los huevos aumentó un 21,8 por ciento, y el de la carne de pollo un 31,7 por ciento).

También detalló que las materias primas, los combustibles y la electricidad subieron sus precios un 4,4 por ciento, mientras que el alza en los productos manufacturados fue menor, de un 3,1 por ciento.

Las subidas no frenaron el consumo, y las ventas al por menor en China ascendieron a 8,92 billones de yuanes en 2007 (1,23 billones de dólares, u 844.000 millones de euros), un aumento interanual del 16,8 por ciento.

La fuerte inflación ha llevado al Gobierno chino a llevar a cabo toda clase de medidas de contención (por ejemplo, prohibiendo fuertes alzas en los mercados o subvencionando a jóvenes estudiantes de familias con bajas rentas).

En cuanto al comercio exterior en China, éste aumentó un 23,5 por ciento en 2007 y ascendió a 2,17 billones de dólares (1,48 millones de euros), según los datos anuales que hoy publicó el Buró Nacional de Estadísticas chino.

El superávit comercial de China en 2007 fue de 262.200 millones de dólares (179.300 millones de euros), un fuerte incremento del 47 por ciento con respecto a 2006.

Más noticias de Política y Sociedad