Público
Público

EE.UU. alerta de una posible masacre en la ciudad siria de Al-Haffa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno sirio puede estar preparando una masacre en la ciudad de Al-Haffa, alertó hoy EE.UU. después de que el enviado especial de la ONU y la Liga Árabe para Siria, Kofi Annan, pidiera que los observadores de Naciones Unidas puedan acceder "inmediatamente" a esa localidad.

"Estados Unidos está profundamente alarmado por los informes desde el interior de Siria de que el régimen puede estar organizando otra masacre, esta vez en la ciudad de Al-Haffa", dijo la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, en su conferencia de prensa diaria.

La portavoz recordó las "lecciones" que dejó el conflicto internacional en la actual Bosnia y Herzegovina entre 1992 y 1995 y comparó su resolución con la que espera a "los comandantes sirios" que acatan las órdenes del presidente Bachar Al Asad.

"Una de las lecciones es que la comunidad internacional puede enterarse y se enterará de qué unidades fueron responsables de crímenes contra la humanidad. Y a ustedes se les responsabilizará de sus acciones", aseguró Nuland, en alusión a los comandantes.

Annan solicitó hoy que los observadores de la ONU desplegados en Siria puedan acceder "inmediatamente" a la ciudad de Al-Haffa, ante los "informes que indican el uso de mortero, helicópteros y tanques en la ciudad", donde hay "indicios de que un gran número de civiles están allí atrapados".

La petición del enviado especial surge tras los sucesos del pasado jueves, cuando los miembros de la Misión de Supervisión de la ONU en Siria (UNMIS) fueron impedidos de acceder a la localidad de Al Qubeir, donde la víspera se produjo una masacre.

Estados Unidos basa su alarma en los informes de esos observadores de la ONU, según explicó Nuland, quien recordó que Rusia, país que Washington considera clave para avanzar hacia la transición en Siria, "debe tener esos mismos informes, como miembro del Consejo de Seguridad" del organismo multilateral.

Las fuerzas sirias "usan ahora nuevas y horribles tácticas, incluidos los disparos aéreos a civiles desde helicópteros, sumados al uso de fuerzas irregulares -milicias conocidas como 'shabiha'-", lo que "constituye una escalada muy grave" de la violencia, subrayó la portavoz.

Junto al temor por los posibles ataques en Al-Haffa, el Departamento de Estado mostró su preocupación por la "continua violencia en las localidades de Deir ez-Zor, en Deráa, en Homs, en Hama y en los alrededores de Damasco".

No obstante, y pese a que el temor a una masacre a gran escala fue uno de los motivos para la intervención aliada en el conflicto de Libia en 2011, Nuland volvió a considerar que "una intervención militar extranjera, en esta situación, no está claro que vaya a salvar vidas y podría causar una mayor explosión de violencia".

Sin embargo, Estados Unidos está "acelerando las conversaciones" en la ONU para plantear en el Consejo de Seguridad una nueva resolución, basada en el capítulo 7 de la Carta del organismo, que contemple medidas no militares contra Siria.

Según Naciones Unidas, el conflicto sirio, que comenzó en marzo del 2011, ha causado más de 11.000 muertos, más de 200.000 desplazados y 78.000 refugiados en los países vecinos.