Público
Público

EE.UU. asegura contar con los votos para adoptar sanciones contra Zimbabue

EFE

Estados Unidos aseguró hoy que cuenta con votos suficientes para que su proyecto de resolución con sanciones al Gobierno de Zimbabue sea adoptado esta semana por el Consejo de Seguridad, siempre y cuando ninguno de los otros miembros permanentes lo vete.

El embajador estadounidense ante la ONU, Zalmay Khalilzad, confirmó a la salida de una reunión del Consejo sobre Zimbabue que al menos nueve de los 15 miembros de ese órgano respaldan las sanciones promovidas por Washington.

"Creemos que si no se produce un veto, que no anticipamos pero tampoco podemos descartar, contamos con los votos necesarios", dijo Khalilzad.

Aseguró que en el seno del máximo órgano de Naciones Unidas existe "un amplio consenso a cerca de que el Consejo no puede ser indiferente y que se necesita tomar algún tipo de acción".

Khalilzad consideró que la adopción de sanciones "incentivaría" el régimen del presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, a aceptar la propuesta de pactar una solución con sus opositores.

Mugabe se proclamó vencedor de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, celebrada el 27 de junio, después de que su rival, Morgan Tsvangirai, se retirara en protesta por la ola de ataques y asesinatos contra sus seguidores.

El Gobierno de Harare desoyó el clamor internacional en contra de la celebración de los comicios y los llamamientos a una negociación con el opositor Movimiento para el Cambio Democrático (MDC).

Por su parte, el embajador del Reino Unido, John Sawers, consideró que la declaración emitida hoy por el Grupo de los Ocho (G-8) en su cumbre en Hokkaido (Japón) en favor de "nuevos pasos" en la crisis de Zimbabue respalda la adopción de sanciones.

Pero Rusia y Sudáfrica, países que también están presentan en la reunión de Hokkaido, disputaron la conclusión británica y se manifestaron en contra de las sanciones promovidas por Washington.

El embajador de Rusia ante la ONU, Vitaly Churkin, aconsejó a los estadounidenses a "no precipitarse" en presentar la resolución a votación, aunque declinó precisar si Moscú ejercerá su poder de veto como miembro permanente del Consejo.

"El veto es una palabra mayúscula y no la utilizo sin que me den instrucciones", apuntó.

Indicó que Moscú "tiene serías dudas" sobre si la crisis en Zimbabue representa una amenaza a la paz y la seguridad internacional que justifique la intervención de la ONU.

"El Consejo de Seguridad no puede pasar a convertirse en un evaluador de elecciones", agregó.

Por su parte, el embajador de Sudáfrica ante la ONU, Dumisani Kumalo, recordó que la Unión Africana (UA) se ha pronunciado en contra de adoptar sanciones por miedo a que compliquen la labor de mediación encabezada por Pretoria.

También puso en duda la autoridad del máximo órgano de la ONU para imponer castigos en esta crisis electoral y rechazó el llamamiento hecho la semana pasada por la Unión Europea (UE) para que se respete el resultado de la primera vuelta de las elecciones ganadas por la oposición zimbabuense.

"Nosotros somos los vecinos, y sabemos qué tenemos entre las manos. Lo que queremos es encontrar una solución, no imponer candidatos", agregó.

La vicesecretaria general de la ONU, la tanzana Asha-Rose Migiro, aseguró en una intervención en la reunión del Consejo que los resultados de los comicios "no son legítimos" y advirtió de que la grave situación económica que afronta el país se profundizará sin una salida pactada a la crisis.

Más noticias de Política y Sociedad