Público
Público

EE.UU., "preocupado" por la disolución del Parlamento egipcio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

EE.UU. está "preocupado" por la decisión del Tribunal Constitucional de Egipto de disolver el Parlamento por irregularidades en su formación, aunque no duda de la independencia del sistema judicial egipcio, dijo hoy el Departamento de Estado.

"Estamos preocupados por la decisión judicial de ayer que disolverá efectivamente un parlamento elegido democráticamente", dijo la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, en su conferencia de prensa diaria.

La reacción se produce después de que EE.UU. pidiera a Egipto "más detalles" para entender la decisión, a la que Estados Unidos sólo respondió el jueves con una advertencia de la secretaria de Estado, Hillary Clinton, de que "no puede haber una vuelta atrás" en la transición a la democracia en Egipcio.

"Seguimos analizando las decisiones de ayer y sus implicaciones completas. Por lo que intuimos, los propios egipcios no tienen claro cuál es el camino ahora", reconoció Nuland.

En el caso de que se convoquen nuevas elecciones parlamentarias, como ha pedido el Constitucional, "nuestra esperanza es que puedan suceder pronto y que reflejen el deseo del pueblo egipcio", explicó.

"Y no queremos que eso retrase la transferencia de poder de la Junta Militar a los egipcios electos" en los comicios presidenciales que tendrán lugar este fin de semana, añadió Nuland, quien subrayó que deben ser "libres, democráticos y transparentes".

Pese a su inquietud por la decisión, Estados Unidos no está "especialmente preocupado por la independencia del sistema judicial" en Egipto, igual que no lo ha estado "en el último año".

"Lo que nos ha preocupado ha sido la politización de otros asuntos", atajó la portavoz.

El polémico fallo del Tribunal Constitucional egipcio el jueves dejó el poder legislativo en manos de la Junta Militar solo dos días antes de los comicios presidenciales, que sin embargo seguirán según lo previsto.

El Constitucional egipcio resolvió que las elecciones legislativas del pasado invierno fueron inconstitucionales, por lo que el Parlamento resultante ha quedado invalidado, aunque las decisiones y leyes aprobadas hasta el momento no serán anuladas porque gozan de inmunidad.