Público
Público

EEUU critica la falta de autoridad del OIEA respecto a Irán

La última reunión sobre el programa nuclear de Irán acaba con muchas dudas y una propuesta poco contundente

PUBLICO.ES / AGENCIAS

La secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, ha afirmado hoy en un discurso sobre "no proliferación nuclear" que los inspectores de la ONU no cuentan con la suficiente autoridad para detectar instalaciones nucleares secretas, como las que se han localizado en Irán.

Estas declaraciones se producen tras el final de la negociación en Viena sobre el enriquecimiento del uranio de la República Islámica en el exterior. Las conversaciones han concluido con una propuesta de la agencia atómica de la ONU -que aún debe ser ratificada hasta el viernes por Irán, Rusia, EEUU y Francia- y muchas dudas.

Para Clinton, el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) "no tiene ni los instrumentos ni la autoridad para desarrollar su misión de una manera efectiva". Como muestra, se refirió al "fracaso" de esta institución al no detectar una planta de enriquecimiento de uranio en Irán y un proyecto de reactor en Siria.

"He hecho circular el borrador de un acuerdo que tiene una aproximación equilibrada sobre cómo avanzar en este asunto. Está en poder de las partes para que, espero, den una respuesta afirmativa para el viernes. En dos días", dijo el director del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), Mohamed El Baradei.

El borrador, que incluye que el 80% de las reservas de uranio poco enriquecido de Irán sea enviado al exterior para ser procesado, es considerado una forma de "abrir un espacio a la negociación", según el máximo responsable del OIEA.

"Hubo una enorme cantidad de temas técnicos, legales y políticos. Cuestiones de confianza y de credibilidad, que es lo que ha hecho que nos tomemos tiempo y es la razón por la que enviamos el acuerdo a las capitales para su aprobación", explicó.

La delegación iraní no respondió si Teherán respaldará el acuerdo

El jefe de la delegación iraní, Ali Asghar Sultaniyeh, se mostró satisfecho con las conversaciones, pero no quiso responder a las preguntas de si Teherán respaldará el acuerdo.

"Vamos a estudiar al detalle el texto y habrá una reelaboración en las capitales", sostuvo el que también es embajador de su país ante el OIEA. "Tendrán una respuesta el viernes", contestó sobre si Irán acepta enviar parte de sus reservas de material nuclear al exterior.

Las potencias pretenden sacar de Irán 1,2 toneladas de uranio poco enriquecido, gran parte de las 1,5 toneladas que ha producido Teherán en contra de las exigencias internacionales, lo que aplacaría las sospechas de que pretende purificar esa materia prima hasta dotarla de una pureza que permita usarla en armamento nuclear.

Antes de la reunión otras fuentes habían advertido de la lentitud en la toma de decisiones debido al bajo nivel de las delegaciones, especialmente la iraní, lo que obligaría al visto bueno final de las capitales, como así ha sido.

El uranio que se pretende extraer de Irán se reprocesaría en el exterior y sería devuelto a Teherán como combustible nuclear para alimentar un reactor médico que fabrica isótopos para el diagnóstico y el tratamiento del cáncer.

Esa instalación fue comprada a EEUU antes de la Revolución Islámica de 1979 por el régimen monárquico y pro occidental del último Sha, y se encuentra en Irán central. Teherán advirtió, poco antes del comienzo de la negociación, de que, en caso de fracasar las conversaciones, enriquecerá por su cuenta el uranio hasta el 20% de pureza, el nivel necesario para ese reactor médico.

Más noticias de Política y Sociedad