Público
Público

Un ejercicio de cinismo y oportunismo político

MARCO SCHWARTZ

Dejémonos de mentiras y hablemos claro. El motivo de la manifestación convocada para hoy no es la futura Ley del Aborto. Los objetivos de la protesta son dos: uno, de índole moral, consiste en negar a la mujer el derecho a decidir libremente sobre su cuerpo y su destino. El otro, político, persigue añadir inquina popular contra el Gobierno de Zapatero y, al mismo tiempo, obtener rédito ante el electorado más conservador.

Empecemos por lo primero. El Foro Español de la Familia y los demás organizadores de la manifestación no es que estén contra la iniciativa que se tramita en el Parlamento, que prevé la despenalización del aborto en las primeras 14 semanas. Lo que rechazan es el concepto mismo de la interrupción del embarazo, porque entienden y les asiste el derecho a ello que la vida humana comienza en el mismo instante de la fecundación. Desde esa premisa, ¿por qué no se manifestaron durante los ocho años de Gobierno de Aznar para que derogara la ley vigente del aborto?

Por otra parte, no puede interpretarse sino como un ejercicio combinado de cinismo y oportunismo político que Aznar, Esperanza Aguirre y una cuarentena de dirigentes del núcleo duro del PP se sumen a la protesta. La ofensiva representa un nuevo desafío al Gobierno. Y, en paralelo, un nuevo intento de ciertos círculos populares de evidenciar la debilidad del líder del PP, que, al menos hasta ayer, no tenía previsto asistir a la protesta para no "politizarla". La presidenta de la Comunidad de Madrid tendrá hoy una nueva ocasión de demostrar que tiene fuerza suficiente para abortar las estrategias de Rajoy, como hizo en el caso Gürtel, y presentarse como una alternativa a su líder.

Más noticias de Política y Sociedad