Público
Público

El Ejército paquistaní investiga la posible muerte del líder talibán Hakimulá

EFE

El Ejército de Pakistán investiga la posible muerte del líder de los talibanes en el país, Hakimulá Mehsud, en un ataque con misiles de un avión no tripulado de EEUU en las áreas tribales del noroeste paquistaní.

Según dijo hoy al canal televisivo Dawn el portavoz de las tropas, Athar Abbas, el Ejército está usando sus agentes en el noroeste para confirmar o desmentir las informaciones sobre la muerte de Mehsud.

Horas antes y citando "fuentes oficiales", la televisión pública PTV había informado de que Mehsud murió víctima de las heridas sufridas en un ataque con misiles mientras recibía tratamiento médico en la demarcación tribal de Orakzai.

Fuentes de la inteligencia paquistaní habían afirmado con anterioridad que Mehsud había sido atacado el pasado 14 de enero por la aviación en la localidad de Shaktoi, situada en la región tribal de Waziristán del Sur.

Según Dawn, Mehsud emitió supuestamente tras el ataque dos cintas de audio para negar los rumores, pero el canal estatal afirmó hoy que el líder talibán ha sido enterrado en el pueblo de Tajaka, situado en la zona de Mamozai.

Un día después del bombardeo, una fuente de los servicios secretos paquistaníes dijo a Efe que Mehsud resultó herido en el ataque, aunque el oficial no pudo precisar el alcance de las heridas.

"Habrá dificultades para confirmar los detalles. El ataque se produjo en una zona aislada en la que no hay comunicación telefónica ni transporte", vaticinó entonces por su parte un periodista perteneciente al mismo clan que el líder talibán.

Varios portavoces del Tehrik-e-Taliban Pakistán (TTP) se han limitado a reconocer que Mehsud estuvo en el lugar del ataque antes de que este ocurriera, aunque precisaron que su líder se encontraba "a salvo".

El ataque, contra una residencia y una madrasa (escuela coránica) de Shaktoi, causó la muerte de una decena de personas, la mayoría insurgentes.

El líder integrista sucedió al frente de los talibanes paquistaníes a Baitulá Mehsud, quien falleció en agosto de 2009 víctima de un ataque similar, también con misiles estadounidenses.

En aquella ocasión, los talibanes tardaron varias semanas en aceptar la muerte de Baitulá, que abrió una disputada transición de poder en el seno de la cúpula del TTP.

Tras colocarse a la cabeza del movimiento insurgente, Hakimulá orquestó una de las peores olas de violencia terrorista que ha sufrido Pakistán en los últimos años.

Sólo desde principios de octubre de 2009 más de 800 personas han perdido la vida en medio centenar de atentados, la inmensa mayoría civiles.

Más noticias de Política y Sociedad