Público
Público

Elton John llena de pop multicolor Barcelona

El cantante y compositor británico regresa al Palau Sant Jordi después de seis años

CAROLA SOLÉ (EFE)

Después de seis años sin pisar la capital catalana, Sir Elton John ha vuelto al Palau Sant Jordi de Barcelona acompañado de su inseparable piano, esta vez rojo, en un repaso de pop multicolor a sus grandes éxitos con un suntuoso montaje kitsch firmado por su íntimo amigo David LaChapelle.

Enfundado en sus habituales gafas de sol, pingüino negro con destellos de purpurina en el dorso y camisa roja, Elton ha aparecido puntual a la cita y, tras saludar sonriente al público, se ha dirigido al atril de neón en forma de estrella que sustentaba su piano para entonar los primeros acordes de "Bennie And The Jets".

Los años parecen no pasar para el cantante y compositor británico de 62 años quien, lejos de seguir con el carácter sobrio y minimalista de sus últimas actuaciones, ha apostado por una rejuvenecida puesta en escena con luces de neón, proyecciones en gran pantalla e inesperadas irrupciones de multiformes globos hinchables, en su única parada española de la gira "The Red Piano".

Sumado a su virtuosismo con el piano, la voz del inglés -honda y potente- ha ganado a medida que interpretaba temas clásicos como "Believe" o "Daniel", que han merecido el coreo espontáneo del nombre del artista por parte de un Sant Jordi casi lleno.

Enérgico y bromista, el caballero de la Orden del Imperio Británico, que no edita nuevo disco desde 2006 con la secuela "The captain and the kid" de su álbum homónimo de 1975, se ha servido de sus éxitos de antaño cosechados en casi cuarenta años de carrera para calentar el ambiente barcelonés.

"Rocket man", con la que se ha atrevido a interpretar una variación con el piano, "I Guess that's what they call it the blues", "Someone Saved my life tonight" o "Goodbye Yellow Brick Road" han seguido el listado del recital.

John no olvidó que el FC Barcelona jugaba un partido esta noche

John, que ha llegado a pedir en más de una ocasión canales de televisión deportiva en su camerino, no ha olvidado que el FC Barcelona jugaba un partido esta noche y ha ondeado sonriente una camiseta azulgrana con su nombre en el dorsal al son de "esto va por ti Messi".

Acompañando la música, la 'marca' del universo onírico del controvertido fotógrafo y director norte-americano David LaChapelle, que ha dirigido cinco clips a su amigo John, ha quedado patente a lo largo de las dos horas de recital.

El público, configurado en su mayoría por nostálgicos que rondaban la cincuentena, se ha entregado a las interpretaciones de John como el solo de "Nikita", "Don't let the sun go down on me" o "Sorry seems to be the hardest word" con calurosos aplausos que, en algún momento, el artista les ha devuelto asegurando que "ama" la "gran" ciudad de Barcelona.

Sin duda, uno de los momentos más emotivos de la noche ha llegado con "Candle in the wind", la canción que el inglés interpretó en el funeral de Diana de Gales, y que ha ido acompañado de imágenes de una sensual Marilyn Monroe, a quien realmente se dirige la canción.

Un total de diecisiete temas han sonado en el Sant Jordi esta noche, con un sonado fin de fiesta más rockero con público encima del escenario y que ha cerrado la romántica "Your song".

Tras 243 actuaciones en el Caesar Palace de Las Vegas y cortas actuaciones en varios países europeos, John pondrá punto y final a "The Red Piano" el próximo 30 de octubre en Irlanda. Tan sólo cinco días más tarde, el insaciable Elton retomará su particular "Face to face" con el aclamado pianista de rock, Billy Joel, en una gira que les llevará por EEUU hasta diciembre.

Más noticias de Política y Sociedad