Público
Público

Elvis Costello recupera el espíritu de la Nueva Ola en "Momofuku"

EFE

Treinta años después del estallido de la "New Wave" (Nueva Ola), uno de sus más destacados representantes, el británico Elvis Costello, ha recuperado el espíritu de aquella época en su nuevo álbum, "Momofuku".

Declan Patrick Mac Manus (Londres, 1954) presenta en este disco doce canciones inmediatas, directas y potentes que evocan sus álbumes más célebres, editados en los años siguientes al estallido del punk.

Costello ha reclutado para este proyecto a dos de sus colaboradores de aquel tiempo, el teclista Steve Nieve y el batería Pete Thomas, que forman The Imposters junto al bajista Davey Faragher.

Acompañado por este trío viajó Costello a California para grabar en unas pocas sesiones un material que había compuesto en apenas dos semanas.

De la rapidez del proceso deja constancia el título del disco, que alude al japonés Momofuku Ando, inventor de una famosa sopa instantánea.

"Momofuku" (Universal) comienza con las recias guitarras de "No hiding place", un tema en el que Costello coloca uno de esos estribillos con los que se ganó su fama de compositor.

"American gangster time" y "Tupertime" completan un arranque trepidante, en el que los seguidores más veteranos del músico británico se reencontrarán con el sonido del teclado eléctrico de Steve Nieve.

El disco ofrece una tregua en el intimista "Harry Worth" y se interna por caminos más acústicos en "Drum & bone" y "Flutter & wow", sin renunciar a la intensidad.

La segunda parte del álbum -los títulos de crédito del disco hablan de "cara uno" y "cara dos"- se abre con las pesadas guitarras de "Stella Hurt" y tiene entre sus momentos más destacados "Song with Rose" y "My three sons".

Costello se despide con el vibrante "Go away" y demuestra que después de tres décadas de carrera aún le queda gasolina en el depósito.

"Momofuku" es el regreso de Elvis Costello a las estructuras del pop, después de haber transitado una temporada por los caminos del jazz -en 2006 publicó "The river in reverse" junto a Allen Toussaint- y de haber escrito la música de un ballet -"Il sogno" (2004)-.

Inquieto e hiperactivo, Elvis Costello cuenta con una extensa discografía formada por cerca de cuarenta títulos, que comenzó en 1977 con "My aim is true", que incluía la inolvidable "Alison", el segundo single de su carrera.

Ya junto a los Attractions publicó en 1978 "This year's model", un álbum en el que seguía latiendo el punk y con el que emprendió una racha triunfal completada por "Armed forces" (1979) y "Get happy¡" (1980), considerados entre los mejores discos de la época.

Más tarde coqueteó con el country en "King of America" (1986), colaboró con Paul McCartney en "Spike" (1989) y trabajó con un cuarteto de cuerda en "The Juliet letters" (1993).

También grabó discos con el maestro de compositores Burt Bacharach ("Painted from memory", en 1998), el guitarrista de jazz Bill Frisell ("The sweetest punch", en 1998) y la mezzosoprano Anne-Sofie Von Otter ("For the stars", en 2001).

Casado con la cantante Diana Krall desde 2003, Costello se vanagloria de ser un artista imprevisible que nunca proyecta su siguiente jugada.

"Momofuku" le tendrá amarrado una temporada al pop. Costello y The Imposters actuarán el próximo mes de julio en Estados Unidos junto a otro de los grupos surgidos hace tres décadas, The Police.

Más noticias