Público
Público

El embajador de EEUU defiende los DDHH y al artista Ai Weiwei en su discurso de despedida

EFE

El embajador de Estados Unidos en China y potencial candidato a la presidencia de su país por el Partido Republicano, Jon Huntsman, pidió respeto por los derechos humanos y defendió al artista y activista Ai Weiwei, detenido el pasado domingo, en su último discurso en el cargo.

En su intervención en un foro sobre las relaciones bilaterales con China, difundida por el consulado estadounidense en Shanghái, Huntsman recordó el apoyo de su país a activistas pro derechos humanos, como "Ai Weiwei, que desafía al Gobierno chino para que sirva al pueblo en todos los casos y en todas las ocasiones".

Huntsman, que abandonará su puesto diplomático a finales de abril para intentar convertirse en el candidato republicano a la Casa Blanca en 2012, mostró en su discurso apoyo explícito a varios de los más prominentes disidentes encarcelados en China.

"Mucho después de que me vaya de Pekín, futuros embajadores (estadounidenses) continuarán visitando a ciudadanos americanos como el doctor Feng Xue, que fue encarcelado injustamente por robo de secretos estatales y ahora está cumpliendo una condena de ocho años de cárcel lejos de su familia en los Estados Unidos", comenzó.

Tras el caso del geólogo de origen chino, declarado culpable de vender una base de datos comerciales del sector petrolero chino a una consultora estadounidense, dijo que los futuros embajadores "seguirán hablando en defensa de activistas sociales como Liu Xiaobo (Premio Nobel de la Paz 2010), Chen Guangchen y ahora Ai Weiwei".

"Los Estados Unidos nunca dejarán de apoyar los derechos humanos", llegó a afirmar, "porque creemos en la lucha fundamental por la dignidad humana y la justicia allí donde ocurra", y subrayó que "no lo hacemos porque nos opongamos a China, sino, al contrario, porque valoramos nuestra relación".

"Tanto el presidente Hu (Jintao) como el primer ministro Wen (Jiabao) han reconocido la universalidad de los derechos humanos, de manera que, hablando con franqueza, esperamos ir reduciendo con el tiempo esta brecha crítica (en las relaciones bilaterales) e impulsar hacia delante nuestra relación", concluyó.

En ese sentido, dijo que "sería un error que nosotros no escucháramos sus opiniones (de China) y no intentáramos entender la perspectiva china", pero criticó la costumbre de Pekín de evitar pronunciarse cuando se dan roces bilaterales.

"Cortar el diálogo y reprimir a los medios de comunicación no nos ayuda a entendernos unos a otros", señaló, "encender o apagar la relación como reacción a acontecimientos poco agradables es contradictorio con el objetivo de una relación positiva, cooperativa y en profundidad, que nuestros líderes quieren llevar a cabo".

"Cancelar reuniones como muestra de desagrado no nos animará a sentir un mayor respeto por los puntos de vista del otro, y evitar involucrarse directamente en los temas sensibles sólo minará los intereses respectivos de ambos países", protestó: "no podemos avanzar si, cuando surgen las diferencias, sólo uno se compromete plenamente".

El diplomático hizo estas declaraciones en un foro sobre las relaciones bilaterales, organizado con la Asociación de Estudios Americanos de Shanghái y la Cámara de Comercio de Estados Unidos en la ciudad, su última intervención prevista como embajador.

Huntsman, antiguo gobernador de Utah (2005-2009) y embajador en Pekín desde hace dos años, vivió en Taiwán en los años ochenta, donde aprendió mandarín, que habla con muy buen acento y gran naturalidad, lo que suele revestirle de un especial respeto por parte de los políticos chinos.

Más noticias de Política y Sociedad