Público
Público

Un empresario transmite su temor por posibles amenazas del entorno de Roca

EFE

El empresario granadino José Ávila Rojas ha transmitido a la Policía su "inquietud y temor" ante supuestas amenazas que pudieran provenir del entorno del ex asesor urbanístico del Ayuntamiento de Marbella Juan Antonio Roca, según refleja un oficio de la UDYCO del "caso Malaya".

En dicho oficio, remitido al juez instructor y al que ha tenido acceso Efe, se recogen las declaraciones ante la Policía de varias personas en relación con una pieza separada de la causa principal que tiene su origen en la declaración de un testigo, y por la que se practicaron en noviembre registros en los que se intervinieron cientos de obras de arte.

Según este testigo, el promotor Carlos Sánchez estaba gestionando la captación de dinero para el entorno de Roca debido a su falta de liquidez y pretendía obtener 18 millones de euros de Ávila Rojas, que, en el caso de carecer de esa cantidad, debería entregar las escrituras de una finca en Toledo y otras de un hotel en México.

En su declaración policial, a la que ha tenido acceso Efe, el empresario granadino niega haber recibido ninguna llamada "conminándole a la entrega de dinero alguno" y asegura no ser propietario de un hotel en México ni de una finca en Toledo.

Señala que hace unos diez años participó en la compra de un hotel en la ciudad castellana junto con Carlos Sánchez, quien se comprometió a hacer frente a la hipoteca pero no efectuó los pagos y el banco ejecutó la hipoteca.

Ávila Rojas recuerda otros conflictos empresariales con el citado promotor y asegura que a la salida de un juicio el pasado octubre recibió amenazas por parte de Sánchez, que "de forma agresiva" le advirtió de que "se iba a acordar".

Asevera que "en ningún momento" ha mantenido contacto con la familia de Roca "ni le ha requerido cantidad de dinero alguna", pero en el oficio de la UDYCO (Unidad de Drogas y Crimen Organizado) se transmite al juez "la inquietud y el temor" manifestado tras su declaración por Ávila Rojas ante "las supuestas amenazas que pudieran provenir del entorno" del ex asesor urbanístico.

La declaración de un testigo el pasado octubre ante la Policía supuso el origen de una pieza separada del "caso Malaya" por la que se practicaron en noviembre registros en Marbella, Córdoba y Agrón (Granada) y se intervinieron cientos de obras de arte.

El testigo narró en su declaración que Carlos Sánchez le instó a mostrarse "duro y, si es necesario, hacerle pupa" a Ávila Rojas en el caso de que éste no accediese a entregarle los 18 millones de euros o las escrituras de los bienes inmobiliarios.