Público
Público

Las empresas hacen cola para las ayudas de Merkel

Preocupación en Europa por la industria del motor alemana

G. S. M

Con distintos grados de disimulo, las empresas alemanas hacen cola para hacerse con las ayudas del Fondo para Alemania, creado por el Gobierno de Angela Merkel para salvar a empresas amenazadas por la crisis y dotado con 115.000 millones de euros. Porsche ha pedido un aval estatal, al igual que Schaeffler (automoción), Arcandor (grandes almacenes) o el fabricante de microchips Infineon, que ya no es la estrella de la región de alta tecnología del este del país conocida como Silicon Saxony.

La vieja premisa de que Europa estornuda cuando la economía alemana se resfría ha perdido fuerza con la globalización, pero sigue siendo válida para el sector del automóvil. Los esfuerzos por salvar a Opel se observan con atención en los distintos países por el futuro de sus fábricas, mientras Merkel y su rival socialdemócrata, Frank-Walter Steinmeier, ensayan la campaña electoral con este asunto. Los dos tienen claro que el Estado se las arreglará para encontrar los 1.500 millones que Opel necesita hasta que se decida quién se la queda.

La pugna por la marca alemana, propiedad de la desastrosa General Motors, parece que se decidirá esta semana. El propio Steinmeier, vicecanciller, descartó ayer que el proceso quede desierto y la empresa suspenda pagos. En principio, el candidato mejor colocado es, junto a la italiana Fiat, el suministrador de componentes Magna. Ambas se han comprometido a mantener las cuatro plantas alemanas de Opel.

Magna es un consorcio austrocanadiense, pero se presenta con dos socios rusos: el banco Sberbank y el fabricante de coches GAZ. El 60% de Sberbank pertenece al banco central ruso y su presidente, German Gref, ex ministro de Economía, está bien relacionado con Vladimir Putin. Algunos ven tras la operación al ex canciller Gerhard Schröder, el mejor amigo de Putin en Europa.

FONDO PARA ALEMANIA
Creado por el Gobierno, dispone de 115.000 millones. Hasta ahora, ha recibido peticiones de avales por 4.500 millones.

PORSCHE PIDE 1.000 MILLONES
El fabricante de deportivos pedirá un crédito al banco estatal KfW, pero dice que no necesita avales.

OPEL NECESITA 1.500 millones
El Ejecutivo recurrirá a avales y usará el modelo de privatización de las empresas de la Alemania comunista para que Opel no se hunda mientras dure la búsqueda de un inversor.

APOYO ESTATAL PARA FUSIÓN
El grupo de grandes almacenes Arcandor pide un aval de 650 millones y un crédito de 200 millones al banco estatal KfW. Si el Estado no ayuda, renunciará a la fusión con el competidor Kaufhof.

Más noticias de Política y Sociedad