Público
Público

Las empresas producen un 0,8% más barato gracias a la reforma laboral

La Encuesta de Costes Laborales muestra un marcado abaratamiento de los salarios y de las indemnizaciones por despido. UGT denuncia que en términos reales, sin la inflación, la reducción de los costes sería del 6,3%

PÚBLICO/EUROPA PRESS

El impacto de la reforma laboral, algo que el Gobierno espera explicar esta semana en el Congreso, ha quedado patente tras la publicación este lunes de la Encuesta Anual sobre Coste Laboral. Los costes laborales, o lo que a una empresa le cuesta producir en España, se redujeron un 0,8% en 2012. El principal motivo es la reducción salarial pronunciada que se ha producido en el último año, lo que además tiene un fuerte impacto en el día a día de los ciudadanos, ya que mientras sus sueldos se devalúan, los precios no dejan de subir.

Según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el coste bruto por cada trabajador ascendió el año pasado a 30.905,55 euros. La cifra es un 0,8% menor a la de 2011, cuando el coste había aumentado un 1,1%. UGT ha denunciado que "desde 2010, año que comenzaron los drásticos recortes, los costes laborales en términos reales, un vez descontada la inflación, han caído un 6,3%. Como consecuencia, se está produciendo un cambio estructural en la distribución de la renta en España: el peso de las rentas del trabajo en el total del PIB cae continuamente, mientras que los excedentes de las empresas y las rentas mixtas han crecido hasta alcanzar niveles máximos".

El sindicato dirigido por Cándido Méndez asegura que "por eso desde el cuarto trimestre de 2012 suponen una porción mayor que la remuneración de asalariados (46,3% frente a 44,7%), una situación anómala y excepcional en el contexto europeo". Los representantes de los trabajadores han recalcado en numerosas ocasiones este año que la diferencia entre beneficios empresariales y salarios comienza a ser preocupante. Un informe de UGT en abril apuntaba que mientras que las rentas del trabajo se han reducido un 5,2% desde el inicio de la crisis, los beneficios empresariales han aumentado un 3,6%.

El sector más afectado en 2012 por esas bajadas salariales ha sido el de Servicios, tal y como indica la encuesta: el coste neto por profesional disminuyó un 1,3%. Ello se explica por la caída en un 1,9% de los costes no salariales y la bajada en un 1,1% de los sueldos del sector.


El informe del INE explica que el 73,3% del coste bruto lo constituyeron sueldos y salarios (por un importe de 22.635,56 euros por trabajador), mientras que las cotizaciones a la Seguridad Social supusieron el 22,2% del total (hasta 6.859,44 euros). Además de estas partidas, 519,97 euros anuales se destinaron a beneficios sociales por trabajador (en las que se incluyen cotizaciones voluntarias a seguros y planes de pensiones, prestaciones complementarias a la Seguridad Social, etc.) ─ En 2011 fueron 556,88 euros ─ ; 321,59 euros a otros gastos derivados del trabajo (como indemnizaciones por fin de contrato, ropa de trabajo, transporte, etc.) ─ por los 323,40 del año anterior─ ; 102,34 euros a formación profesional y 466,65 euros a indemnizaciones por despido.

Esto, según UGT es otro de los indicadores de cómo está funcionando la reforma laboral. Desde el sindicato denuncian que "los costes de indemnización por despido han caído un 12% en 2012, lo que viene a reafirmar el efecto esperado al abaratar y facilitar dicho coste". 

El organismo estadístico señaló diferencias "notables" en los costes laborales por trabajador de las distintas actividades, con registros que oscilan entre los 18.367,80 euros anuales brutos de los trabajadores de la hostelería, hasta los más de 78.867 euros por trabajador en las secciones de suministro de energía eléctrica, gas, vapor y aire acondicionado. De hecho, las actividades de energía, pero también las de finanzas, destacaron por ser las que mayores sueldos y salarios pagaron a sus trabajadores y las que asumieron un mayor coste en beneficios sociales para sus empleados.

La construcción, por su parte, presentó un mayor peso de las cotizaciones obligatorias a la Seguridad Social sobre el coste total, mientras que las indemnizaciones por despido implicaron mayores costes para la industria energética y para la información y la comunicación, frente a la Administración Pública y las actividades sanitarias y de servicios sociales, con menores costes por despido.

De este modo, la industria registró el mayor coste neto por trabajador en 2012, con 35.843,58 euros, lo que supone un incremento interanual del 1,7%. Los costes no salariales de la industria aumentaron un 3,2% el año pasado, en tanto que los salariales subieron un 1,1%. El sector de la construcción experimentó un crecimiento del coste neto del 1,5% debido al aumento registrado tanto en los costes salariales (1,3%), como de los no salariales (2%).

El coste neto por profesional en el sector servicios bajó un 1,3% con respecto a 2011

En 2012, las empresas de mayor tamaño (200 y más empleados) pagaron mayores sueldos por trabajador que las empresas pequeñas y medianas. En concreto, las grandes empresas abonaron en sueldos y salarios un total de 28.001,24 euros por trabajador, frente a los 18.651,4 euros de las pequeñas (de 1 a 49 empleados), y a los 23.943,65 euros de las medianas (50 a 199 trabajadores). Por comunidades autónomas, el mayor coste neto por trabajador siguió registrándose en Euskadi (35.901,59 euros), seguido de Madrid (35.891,23 euros), Catalunya (32.902,89 euros) y Navarra (31.908,37 euros).

En Galicia, Andalucía y Cantabria la indemnización por despido bajó entre el 3,3% y el 2,7%Ya por debajo de la media nacional (30.667,43 euros) se situaron Asturias (29.984,3 euros), Aragón (29.149 euros), Balears (28.406,6 euros) y La Rioja (28.326,5 euros).

Cerraron la lista Castilla y León (28.261,79 euros), Castilla-La Mancha (28.086,9 euros), Andalucía (27.823,9 euros), País Valencià (27.662,3 euros), Cantabria (27.655,68 euros), Murcia (27.585,5 euros), Galicia (26.506,6 euros), Extremadura (25.685 euros) y Canarias (25.418,7 euros).

Según el INE, las mayores indemnizaciones por despido se dieron en Madrid y La Rioja, muy superiores a la media nacional, mientras que los salarios más altos y los gastos más elevados en beneficios sociales corresondieron a Euskadi y Madrid. El coste laboral neto sólo subió en 2012 en Euskadi (+0,3%), y Madrid y Castilla-La Mancha (+1% en ambos casos), ya que en el resto de regiones se registraron descensos interanuales, siendo los más acusados los de Galicia (-3,3%), Andalucía (-3%) y Cantabria (-2,7%).

De todos los centros de trabajo consultados por el INE para la realización de esta encuesta, el 95,5% de ellos, representativos del 88,9% de los trabajadores, regulaban en 2012 sus relaciones laborales mediante convenio colectivo, la mayoría (el 67,3%) de ámbito inferior al estatal (sectorial, autonómico, provincial, etc.). Del total de trabajadores, el 11,2% vieron modificadas sus condiciones laborales respecto a las establecidas en convenio.

El coste laboral neto más alto se registró en 2012 en los centros regulados por convenio de empresa, con 37.670,05 euros anuales, seguidos de los no regulados por convenio (36.166,8 euros), de los que tienen convenios estatales (31.523,4 euros), y de los que cuentan con un convenio de ámbito inferior al estatal (25.476,9 euros).

Más noticias de Política y Sociedad