Público
Público

"Encarnación", en busca de sí misma y de una Concha de Oro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Afrontar que la fama ya ha pasado, la angustia de envejecer y el ansia de aprovechar cada momento son los sentimientos que nutren "Encarnación", filme argentino que busca la Concha de Oro en el Festival de San Sebastián con una trama centrada en una "sex-symbol" venida a menos.

"En la sociedad, sobre todo en mi país, hay una especie de morbo, de buscar aquellas personas que han vivido siendo 'sex-symbol' y ver cómo envejecieron y burlarse de ellas, y es muy cruel, porque todo ser humano envejece", explicó a Efe la directora de la película, la argentina Anahí Berneri.

El nombre de la protagonista, Encarnación, es a la vez una palabra que alude a "encarnar, convertirse en carne para ser consumida y después abandonada. Esa es un poco la historia" de la película, agregó Berneri (Martínez, 1975).

La cinta, que se proyecta hoy en San Sebastián tras ganar el premio a la Innovación Artística en el Festival de Toronto, tiene como protagonista a una magnífica Silvia Pérez, que se encaja como un guante un personaje con el que se sintió muy identificada.

"Fue muy intenso, como ningún trabajo en toda la carrera mía. Cuando me contó el guión, lo recibí con esta frase que dicen los actores: 'esto es para mí'", dijo a Efe la actriz que, en los años 80, encendió pasiones en Argentina.

"Yo pasé por las situaciones que pasa Encarnación. No es este momento en mi vida pero sí el de muchas actrices que han trabajado mostrando una imagen, que han significado para el medio y para los hombres algo muy importante como símbolos sexuales", agregó.

El paso del tiempo "es irreversible para todos los seres humanos, pero para estos caracteres es mucho más difícil", añadió la actriz de 52 años, que saltó a la fama con filmes como "La discoteca del amor" (1980) y "El profesor punk" (1988).

La pérdida de la popularidad y sentir cómo en público "uno no puede ser auténtico con uno mismo y muestra algo que no es lo que está pasando por dentro", es algo que sufre la protagonista del filme y también vivió Pérez.

Pero "porque lo he podido trascender creo que también me es más fácil poder exponerme, poder contarlo. Hay que hacer un trabajo actoral donde no te importa la imagen, ni cómo se te va a ver, sino que te importa esta realidad que es cruel y es dura", remarcó.

Encarnación es "un personaje marginado por su familia y por la sociedad, porque las mujeres que trabajan de su físico son tratadas casi como prostitutas", apuntó Berneri, quien situó otro eje del filme en la relación entre la protagonista y una sobrina adolescente, interpretada a la perfección por Martina Juncadella.

Esa sobrina "es el mejor público que puede encontrar Encarnación y, a la vez, la adolescente que intenta romper con el modelo que trae su madre y buscar una madre sustituta" que encontrará en su propia tía, indicó la directora.

Al respecto, Juncadella, que con sólo 14 años ya ha rodado dos largos -"Encarnación" y "Cara de queso"-, comentó a Efe que también ella buscó sus referentes al comienzo de su carrera.

"Cuando era más chica me fijaba en las chicas de mi edad que hacían tele. Mi ideal era el de las chicas más cancheras, con mucha sexualidad. Después se me cayeron esos ideales porque me di cuenta de cómo evolucionaba el mundo de esas chicas", recordó.

Pese a todas la realidades y sentimientos que evoca el filme, Berneri precisó que la intención de su cine no es dar mensajes.

"Intento no dar todo masticado al espectador, yo quiero que uno reflexione. Las películas tienen que ser reflejo de una sociedad y el mensaje lo tiene que recibir o no cada persona", explicó.

Esa misma intención es aplicable a su primer largo, "Un año sin amor" (2005), premio FIPRESCI en el Festival de Mar del Plata y galardón Teddy en la sección Panorama de la Berlinale.

Ambas películas "son retratos de personajes marginados y las dos hablan de la construcción de la identidad y hablan de género", al tratar "personajes libres sexualmente que a la vez son marginados por su sexualidad", apuntó.

Más noticias en Política y Sociedad