Público
Público

ENFOQUE-¿Jaqueca por ayuno religioso? Ciencia podría dar la cura

Reuters

Por Ivan Oransky

Todos los años millones de judíosayunan en su día más sagrado, Yom Kippur, mientras que otrosmillones de musulmanes lo hacen durante el mes de Ramadán. Ycada año hasta un 40 por ciento de quienes realizan estapráctica sufren serios dolores de cabeza.

Pero dada la prohibición religiosa contra la ingesta decualquier alimento por vía oral, es poco lo que estos fielespueden hacer hasta que el ayuno termine.

Los musulmanes pasan todo el día sin comer por un mes y lohacen durante la madrugada al levantarse y por la noche,mientras que los judíos mantienen el ayuno por 25 horas.

Ahora un equipo de investigadores en Israel, quienesescriben en la publicación "Headache", podrían tiener unasolución: un primo del Vioxx (rofecoxib), el medicamento queMerck retiró del mercado de Estados Unidos en septiembre del2004 porque aumentaba los riesgos de ataque cardíaco y otrascomplicaciones serias.

El medicamento, el etoricoxib (Arcoxia), también producidopor Merck, está aprobado en varios países europeos y en Israel,pero en el 2007 no recibió el visto bueno de la Administraciónde Alimentos y Fármacos (FDA) de Estados Unidos porque funcionadel mismo modo que el Vioxx.

El doctor Michael Drescher, del hospital Hartford enConnecticut, y colegas suyos de dos hospitales en Israelreclutaron a más de 200 voluntarios antes del Yom Kippur enoctubre del 2008.

Poco antes de la festividad, la mitad tomó etoricoxib, y ala otra mitad se le suministró placebos inocuos. Ni losvoluntarios ni los investigadores sabían quién había tomado quéhasta después del estudio.

Entre los 195 participantes del experimento que respondió aun cuestionario después de las celebraciones, aproximadamenteun 36 por ciento de los que habían tomado etoricoxibpresentaron dolores de cabeza, comparado con un 68 por cientode los que habían tomado el placebo.

Los que tomaron el etoricoxib también experimentarondolores de cabeza menos severos, y les costó menos ayunar.

El dolor de cabeza durante Yom Kippur es un fenómeno biendocumentado pero sus causas no son claras. Los doctoressospechan que se trata de la abstinencia de la cafeína, lanicotina, el exceso de sueño y la deshidratación.

RELIGION VS SALUD

Drescher afirmó a Reuters que el ayuno no permite a laspersonas empezar a tomar medicamentos pero "existen remediospopulares, incluyendo los supositorios, aunque realmente no hayuna buena solución".

De hecho, existe un libro entero sobre cómo tratarcondiciones médicas durante el Yom Kippur, observó el doctorEdward Reichman, un profesor adjunto en la Facultad de MedicinaAlbert Einstein de Nueva York, y un rabino y médicoespecializado en ética sanitaria.

Debido a las 25 horas de ayuno, el equipo de Drescher sedio cuenta de que se necesitaba un medicamento para el dolor decabeza cuyo efecto no pasara rápidamente. La mayoría de loscalmantes sólo duran 12 horas o menos, pero el dolor de cabezacausado por el Yom Kippur alcanza a durar unas 15 ó 16 horas.

Eso llevó a Drescher y a un colega al Vioxx, que posee loque muchos científicos describen como una larga vida enpromedio -17 horas-, lo que significa que funciona pormástiempo.

Antes de su estudio, sin embargo, consultaron "cada fuenterabínica creíble" respecto a si tomar un medicamento paraevitar dolores de cabeza iría en contra de la esencia delayuno. Dijeron, para acuñar una frase, que era kosher.

"Los rabinos nos dijeron que no se trata de sufrir. Setrata de despegarte del día a día", explicó Drescher.

Cuando realizaron un estudio del Vioxx durante Yom Kippuren septiembre del 2004, vieron resultados similares a los delinforme actual. Pero a sólo días del estudio, Merck retiró ladroga del mercado.

Luego los investigadores dieron con el etoricoxib, quesegún Drescher tiene una vida promedia más larga y estudios quearrojaron buenos resultados.

"Es un estudio simple pero elegante. Está muy bienrealizado, y atiende una necesidad en la comunidad", sostuvoReichman a Reuters.

Uno de los autores del trabajo, el doctor RafaelTorgovicky, trabaja para Merck Sharpe & Dohme Israel, unaunidad de Merck que financió el estudio.

Drescher ya solicitó un subsidio para su nuevo proyecto:determinar si el etoricoxib funcionará para los dolores decabeza de quienes ayunan por Ramadán.

Más noticias de Política y Sociedad