Público
Público

La entrega de los hombres de un narco colombiano inicia el sometimiento de una banda criminal

EFE

La llegada de unos 150 miembros del Ejército Popular Anticomunista de Colombia (Erpac) a la ciudad de Villavicencio (centro), marcó hoy el inicio del sometimiento a la justicia de una de las principales bandas criminales del país.

La entrega de este primer grupo, avanzadilla de unos 450 a 500, según anunciaron sus propios jefes hace algunas semanas, se hizo ante delegados de la Fiscalía General colombiana.

Los primeros sometidos llegaron desde puntos de los Llanos Orientales y selvas del este del país a bordo de helicópteros del Ejército hasta la base aérea de Apiay, cercana a la capital del Meta, Villavicencio.

En un recinto conocido como "Las Malocas", la Fiscalía y detectives de la extinguida agencia de inteligencia colombiana interrogaron a los primeros sometidos quienes estaban al mando de alias "Cuchillo", Pedro Oliveiro Guerrero, muerto en un enfrentamiento hace un año.

En noviembre pasado el sucesor de "Cuchillo, Eberto López Montero, alias "Caracho", anunció en declaraciones a la revista Semana la intención de la entrega masiva de sus hombres.

"Quiero acabar con el Erpac, porque me cansé de la guerra y porque me di cuenta de que este es un conflicto que no tiene vencedores ni vencidos. Esto no es ni negociación ni desmovilización. Es sometimiento", señaló "Caracho".

El sucesor de "Cuchillo" debe entregarse en los próximos días con otro contingente de la banda, señalaron fuentes de la Fiscalía.

Quienes se entregan ahora no recibirán ningún beneficio como los amparados por la Ley Justicia y Paz, diseñada para paramilitares y grupos armados ilegales, pero no para narcotraficantes como es el caso del Erpac, ha reiterado la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR, gubernamental).

El Erpac nació tras la desmovilización de más de 31.000 paramilitares de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), entre 2003 y 2006, durante los dos períodos del Gobierno del presidente Álvaro Uribe.

Un informe de la policía colombiana difundido este jueves señala que en 2010 esa institución y otras como el Ejército y la Armada Nacional, decomisaron al Erpac un total de 2455 kilos de cocaína y desde ese año hasta ahora han sido incautados otros 2005 kilos.

Para llegar a esa entrega, según las revelaciones de "Caracho" a Semana, tuvieron acercamientos y establecieron contactos con organismos como la Cruz Roja, la Iglesia Católica, la Defensoría de Pueblo e incluso en algún momento con agencias de las Naciones Unidas.

Al Erpac, con presencia en los departamentos del Guaviare, Vichada y Meta, Llanos Orientales y selvas del este colombiano, se le atribuyen centenares de homicidios y tráfico de drogas.

Los jefes de Erpac, sin embargo, niegan que estén refinando drogas en asocio con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia como han señalado distintas autoridades.

La directora Nacional del Cuerpo Técnico de Investigaciones (CTI) de la Fiscalía, Carmen Maritza González, explicó que tras la llegada de los miembros de esa banda a Villavicencio se cumplirán tres pasos.

"Primero se realizan las actas individuales de entrega, luego personal de criminalística los identifica y posteriormente son interrogados para alistar la carpeta que se entregará en audiencia a los jueces de control de garantías", señalo González.

Añadió que a la mayoría de los sometidos "se les imputarán delitos de acuerdo con lo que confiesen y todos serán judicializados por concierto para delinquir y porte ilegal de armas".

El director de la Policía de Antinarcóticos, general Luis Alberto Pérez, consideró en declaraciones a Efe que con este sometimiento "se está desbaratando una de las principales redes narcotraficantes de nuestro país" que operaban en vastos territorios de los departamentos de Meta, Vichada y Guaviare.

"Si realmente tienen todas las intenciones de desmovilizarse y no delinquir más le están haciendo un gran favor a nuestro país porque básicamente su principal actividad está orientada al narcotráfico", señaló Pérez.

El Erpac es una de las principales bandas de Colombia, país en el que actúan otras doce organizaciones criminales similares.