Público
Público

El enviado especial de la ONU pospone un día la reunión con Suu Kyi

EFE

El enviado especial de Naciones Unidas para Birmania, Ibrahim Gambari, aplazó un día el encuentro que tenía previsto mantener hoy con la líder de la oposición y Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, indicaron fuentes diplomáticas.

Gambari informó de ese aplazamiento, que será hasta el jueves, durante la reunión que celebró en Napydaw, la capital administrativa, con representantes de las misiones diplomáticas acreditadas en Birmania.

El enviado especial de la ONU tiene previsto concluir mañana su visita oficial a Birmania, aunque no ha descartado ampliarla para intentar conseguir resultados satisfactorios.

La liberación de los presos políticos y que la Junta Militar se comprometa a llevar a cabo reformas democráticas, son las dos prioridades de Naciones Unidas.

Gambari prosigue así con su ronda de contactos con altos cargos birmanos después de que por ahora haya quedado descartada una reunión a tres bandas entre él, Suu Kyi y un miembro de la Junta Militar,

El ministro de Información, Kyaw Hsan, así lo anunció a última hora del pasado martes en un discurso retransmitido por la televisión estatal poco después de entrevistarse con el emisario del organismo multinacional.

La propuesta de una reunión tripartita no fue confirmada por la oficina de Naciones Unidas en Bangkok, que se limitó a expresar que Gambari mantuvo "intercambios francos y exhaustivos" con todos los oficiales de la Junta Militar.

Hasta el momento, el diplomático nigeriano ha mantenido encuentros con varios ministros birmanos, entre ellos el titular de Exteriores, Nyan Win, el de Asuntos Religiosos, general Thura Myint Maung, y el de Trabajo, Aung Kyi, designado hace un mes como "enlace" entre el régimen y Suu Kyi, quien se encuentra bajo arresto domiciliario desde 2003.

También se ha entrevistado con representantes de varios grupos étnicos y de la Cruz Roja, organismo que ha solicitado a la Junta Militar acceso a las personas detenidas desde la madrugada del pasado 26 de septiembre, cuando comenzó la brutal represión que aplastó las manifestaciones que desafiaban a la dictadura.

Sin embargo, todavía se desconoce si Gambari podrá reunirse esta vez con el líder de la Junta Militar, general Than Shwe, pese a llevar un mensaje personal del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

Desde que las fuerzas de seguridad comenzaron a sofocar las marchas, autoridades han admitido 10 muertos y casi 3.000 personas detenidas, de las que dicen haber puesto en libertad a la gran mayoría, pero la disidencia calcula unos 200 muertos y más de 6.000 arrestados.

La visita de Gambari concluirá en principio mañana jueves, pero fuentes diplomáticos no descartan que permanezca allí durante más tiempo si es necesario para obtener "resultados concretos", según la misión que le ha encomendado Ban.

El enviado especial de Naciones Unidas estuvo en Birmania del 29 de septiembre al 2 de octubre y entonces se reunió dos veces con Suu Kyi y, en su última jornada, pudo hablar con Than Shwe.