Público
Público

Para el escritor colombiano Fernando Quiroz, ser virgen con treinta y pico no es delito, pero sí raro

EFE

El escritor colombiano Fernando Quiroz, finalista del Premio Iberoamericano de Narrativa Planeta-Casamérica 2008 con "Justos por pecadores", dijo hoy sobre el protagonista de esta obra que es "virgen con treinta y pico años, lo que no es malo, ni delito, pero sí raro".

Quiroz, en la presentación de su obra en Sevilla, explicó que está basada en su experiencia personal tras haber pasado diez años en la congregación del Opus Dei, en la que ingresó a los 16 años y que abandonó cuando, entre otras cosas, le exigieron que se olvidara de las mujeres de por vida.

"Me entregaron un cilicio, un látigo para la espalda para usarlo los sábados", explicó, para añadir que cuando decidió abandonar la congregación un señor muy serio le advirtió de que otro que había abandonado poco antes ahora tenía cáncer y su familia se hallaba sumida en el sufrimiento por su culpa.

Fernando Quiroz, que dijo haberse documentado con otros casos de abandonos del Opus, recurrió a la frase de Juan José Millás "las novelas son mentiras a través de las cuales se cuenta la verdad" para señalar que la suya es una obra de ficción aunque basada en su experiencia personal.

Sobre si las amenazas que retrata en su novela las ha padecido en la vida real tras la publicación de "Justos por pecadores", el escritor contó que se topó con un sacerdote al que no veía desde hacía veinte años y al que tenía por una persona simpática, que le dijo: "Estás tristemente célebre".

Más noticias de Política y Sociedad