Público
Público

El escritor Javier Moro reivindica la figura del emperador Pedro I

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El escritor español Javier Moro dijo hoy que la figura del emperador Pedro I (1798-1834) ha sido "injustamente tratada" por brasileños y portugueses por tratarse de un "personaje incómodo" para muchos.

Moro, que esta noche presentó en Río de Janeiro su novela "O Império é você", traducción al portugués de "El imperio eres tú", Premio Planeta 2011, dijo que el poco reconocimiento histórico de Pedro I puede deberse a que pese a ser el responsable de la independencia de Brasil no era un nacionalista brasileño.

"Los nacionalistas brasileños siempre le tildaron de pro portugués y los portugueses de traidor por dar la independencia a la colonia de la que habían vivido durante 400 años, ya que los palacios portugueses se financiaron con el oro y los diamantes brasileños", indicó el novelista.

El emperador Pedro I de Brasil y rey Pedro IV de Portugal era hijo del rey Joao VI y fue quien proclamó la independencia brasileña en 1822, un año después del regreso a Europa de la familia real portuguesa, que había llegado a la colonia suramericana en 1808 para huir de la invasión napoleónica.

El nuevo libro de Moro, editado por Planeta y que será traducido próximamente también al italiano y el francés, rescata el papel fundamental de Pedro I en la historia de Brasil.

Moro se encuentra de gira por el país para promocionar su novela, que relata los entresijos de la vida de la corte portuguesa al llegar a Río de Janeiro a principios del siglo XIX y las vivencias del primer emperador del país ya independiente.

"El imperio eres tú" ha vendido más de 400.000 copias en España y ha sido puesta en el mercado también en Argentina, Uruguay, Ecuador, Colombia, Venezuela, Chile, Perú y México.

Moro explicó que los brasileños no saben cómo "colocar" a Pedro I en la historia y que prefieren a su sucesor, Pedro II porque era monógamo y un intelectual.

El escritor también resaltó en su charla el cambio que percibe en Brasil, tanto en la seguridad de sus ciudades, "que ha mejorado", como en lo que los brasileños piensan de sí mismos.

"Antes pensaban que era un país que nunca iba a salir adelante, que siempre era la eterna promesa de ser una gran potencia pero que nunca lo iba a conseguir, sin embargo, cuando volví hace dos años ya me di cuenta de que eso había cambiado radicalmente, ahora hay un orgullo, un optimismo, ahora creen en ellos mismos", dijo el escritor.

Más noticias en Política y Sociedad