Público
Público

España cerrará sus bases en Kosovo al final de septiembre "como muy tarde"

EFE

España ya ha reducido entre el 15 y el 20 por ciento su contingente en Kosovo y habrá cerrado y entregado sus bases militares en Istok y Osoyane a finales de septiembre "como muy tarde", ha revelado hoy en el Senado el secretario de Estado de Defensa, Constantino Méndez.

Méndez, número dos del Ministerio de Defensa, ha comparecido ante la Comisión de Defensa de la Cámara Alta para informar sobre la seguridad de las misiones en el exterior y las consecuencias del anuncio de retirada de las tropas de Kosovo.

Durante su intervención también ha anunciado que la nueva base que está construyendo España en Qala e Naw (Afganistán) responde al objetivo de reforzar la seguridad de los soldados españoles y ante la posibilidad de albergar a contingentes de otros países.

Méndez, que ha centrado su comparecencia en Kosovo, ha recordado que España decidió su retirada porque no reconoce la declaración unilateral de independencia (febrero de 2008) de la ex provincia Serbia y ha agregado que por "responsabilidad" y "coherencia" se ha mantenido allí durante un año.

Ha recalcado que la decisión fue comunicada en forma y tiempo al secretario general de la OTAN el día 18 de marzo y a las autoridades civiles y militares de los aliados y a los grupos parlamentarios el día 19 de marzo, fecha en la que fue anunciada públicamente por la ministra de Defensa, Carme Chacón, durante su visita a Istok.

Méndez, quien ha insistido en que la decisión es "firme" y que el repliegue se hará de forma "coordinada" y "flexible" con los aliados, ha especificado que los mandos de la misión KFOR de la OTAN en Kosovo han pedido que los soldados españoles mantengan su actividad hasta finales de julio.

Tras subrayar que varios países ya han mostrado su interés en adquirir la base española en Istok, ha detallado que el proceso de repliegue se hará en tres fases.

En una primera, ya en marcha, la nueva agrupación desplegada en tierras kosovares desde el pasado mes ha reducido su número de efectivos respecto al anterior unidad entre un 15 y un 20 por ciento.

Hasta ahora estaban destinados en Kosovo unos algo más de 600 militares, la mayoría de ellos en la base "España" de Istok.

En una segunda fase, que abarcará de mediados de junio a finales de julio, se producirá una nueva reducción de efectivos y una disminución de la operatividad de las tropas españolas respecto a las tareas encomendadas por la KFOR.

Y entre agosto y finales de septiembre se llevará a cabo una tercera fase, en la que ya habrá regresado a España el grueso de la misión y se procederá al cierre y entrega de la base de Istok y de la unidad destacada en la localidad de Osoyane, según ha agregado el secretario de Estado.

Méndez ha afirmado que el tiempo ha demostrado que la decisión del repliegue es "absolutamente correcta" y "si entonces hubo algún malentendido, se subsanó a las pocas horas. Ahora toca hacer bien el repliegue".

Por otra parte, el secretario de Estado ha afirmado que la seguridad de las tropas en el exterior es "una prioridad absoluta" para Defensa.

Ha recordado el acuerdo del pasado jueves del Consejo de Ministros por el que se aprobó limitar el transporte de las tropas a empresas nacionales con solvencia.

En la línea de aportar seguridad, Méndez ha afirmado que se han instalado inhibidores de frecuencia en todos los blindados en el exterior, la presencia de aviones espía UAV en Afganistán, el programa de renovación de vehículos blindados o la construcción de la nueva base de Qala e Naw.

Sobre los vehículos blindados ha detallado que ahora hay 57 "linces" desplegados en Afganistán y que a finales de agosto habrá unos cien.

También ha confiado en que este año se habrán recibido unos cien blindados RG-31, que irán sustituyendo de forma progresiva a los BMR actualmente destinados en las misiones en el exterior.

La mayoría de los portavoces de los grupos parlamentarios, salvo Hilario Caballero, del PSOE, han coincidido en criticar la forma en que se anunció la retirada.

Para Ovidio Santos (PP), España ha dado "una imagen muy poco seria y de país poco fiable".

Y el senador de CiU, Josep Maldonado, ha afirmado que "se ha hecho muy mal" y que su formación no comparte la decisión del Gobierno "ni en el fondo ni en la forma".

Más noticias de Política y Sociedad