Público
Público

España pedirá su ingreso formal en el G-20

Salgado se muestra "segura" de que España acudirá a la próxima reunión del grupo en Nueva York después de conversar con Tim Geithner

AGENCIAS

"A España le hubiera gustado estar invitada a la reunión del pasado viernes". La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía, Elena Salgado, asumió públicamente ayer la decepción del Gobierno por no haber estado en el encuentro del G-20 que tuvo lugar en Washington y en el que se hizo un seguimiento de los compromisos adquiridos en la cumbre de Londres, del 2 de abril.

Salgado pidió explicaciones de esta ausencia al anfitrión del encuentro, el secretario del Tesoro de EEUU, Timothy Geithner, quien alegó cuestiones "formales" para no haber cursado la invitación. En un encuentro el sábado por la mañana de un cuarto de hora, Salgado intentó arrancar a Geithner la promesa de que España tendrá una silla en septiembre en la próxima cumbre del G-20 en Nueva York. "Estoy segura de que estaremos", sentenció Salgado con aplomo. "Ha entendido mis argumentos y ha dicho que los tendrá en cuenta, pero no me ha podido prometer nada ya que es una decisión colectiva", explicó la vicepresidenta.

El resto del Ejecutivo también comparte con Salgado la confianza en que España asistirá a la cumbre, como transmitió la otra vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, en su visita a El Cairo, informa A. Pardo de Vera.

Para evitar estos sofocones de reunión en reunión, donde España tiene que ir pidiendo al anfitrión correspondiente la invitación para cada cumbre, Salgado anunció que el Gobierno pedirá la entrada oficial en el club. No puso fecha para la posible admisión. Precisó que es "un proceso continuo, la conversación de ayer con el secretario del Tesoro es un eslabón más en esta tarea".

Sin embargo, estas interrupciones en la presencia de España en el foro rompen con el seguimiento que los miembros hacen de los compromisos adoptados, como ha pasado este mismo viernes en Washington, donde el presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet, aseguró que se habían tomado "decisiones importantes".

Salgado confía en poder estar en la próxima reunión preparatoria de junio y recordó que España forma parte del Consejo de Estabilidad Financiera, un organismo creado en la cumbre de Londres para vigilar, junto con el FMI, el sistema financiero internacional.

La entrevista con Geithner no fue la única de alto nivel que mantuvo la vicepresidenta el sábado. En otro encuentro bilateral, se entrevistó con el director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, con el que intercambió sus puntos de vista sobre la situación económica en España.

El FMI publicó esta semana unas previsiones económicas en las que aseguraba que la economía española se contraerá un 3% este año (el doble que la previsión del Gobierno) y que ya no disponía de más margen fiscal para adoptar medidas este ejercicio.

Salgado reconoció que el Gobierno emitirá en los próximos meses una revisión "a la baja" sobre la marcha de la economía pero recordó que la información de la que dispone Economía tiene "más calidad" y por lo tanto es en la que hay que confiar.

Además, la vicepresidenta insistió en que se tomarán más medidas "si es necesario", que serán "selectivas y moderadas", y relativizó la consideración del FMI sobre el rápido incremento del nivel de deuda al recordar que el nivel actual sigue siendo bajo frente a los países del entorno. "Nuestra prioridad es el empleo", insistió Salgado, que dijo que el Gobierno perseguiría mejorar la protección por desempleo para no dejar a ningún parado "sin protección".

En cuanto a su primera participación en una cumbre del FMI (a la que asistió con el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez), Salgado anunció que España aumentará con 5.400 millones de dólares (4.000 millones de euros) las reservas de la institución.

Más noticias de Política y Sociedad