Público
Público

España y Brasil exigen a los golpistas que respeten la embajada

Micheletti responde a Lula que no asaltará la sede diplomática. Los manifestantes 'zelayistas' han sido dispersados por la policía que continúa sitiando el edificio

PÚBLICO.ES/AGENCIAS

Tan sólo han pasado 24 horas desde que el depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, regresara a tierras hondureñas - después de tres meses exiliado en el extranjero- y se refugiara en la embajada brasileña en la capital.

Tras unas declaraciones de Micheletti dando un ultimátum a Brasil, desde Nueva York, el presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva ha reaccionado pidiendo al gobierno golpista que respete la inmunidad del territorio de la Embajada de Brasil en Tegucigalpa, a lo que el presidente golpista ha accedido. 

Micheletti aseguró a Lula que respetará la embajada brasileña. "Le digo públicamente al presidente Lula da Silva: nosotros vamos a respetar su sede porque esa es tierra del Brasil y la vamos a respetar, siempre y cuando ellos contesten a nuestras peticiones", expresó Micheletti en declaraciones a la prensa en la Casa Presidencial.

Sin embargo, reiteró, sobre esa solicitud, que "ese señor Zelaya tiene procesos incoados aquí en Honduras y lo conveniente sería: o le dan asilo ellos en su país o lo entregan a las autoridades".Ante una pregunta sobre si hará algo en lo inmediato en relación a la embajada brasileña, respondió: "No, nada, tenemos mucha reflexión sobre el tema". Micheletti también calificó de "correcto" el que Lula haya pedido a Zelaya que no dé argumentos para que la Embajada sea invadida por las fuerzas de seguridad hondureñas.

Lula, que ha hablado por teléfono con Zelaya, y Zapatero que también se encontraba en la reunión de la ONU en Nueva York, han dicho que esperan que los golpistas no entren en la sede de la legación diplomática, según informaciones de France Press recogidas por el diario Folha de Sao Paulo. El presidente brasileño pidió además que Zelaya no de argumentos para que las fuerzas de seguridad del gobierno interino invadan la embajada. Ambos presidentes asisten a la Reunión de Alto Nivel sobre Cambio Climático organizada por Naciones Unidas, y mostraron su "preocupación" por la "frágil" situación que atraviesa Honduras, según declaró el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos.

Según Lula, Brasil ha hecho lo que haría cualquier otro país democrático al concederle refugio. "Ahora, los golpistas deberían darle un lugar a quien tiene derecho a él, que es el presidente democráticamente elegido por el pueblo".

Lula: "He hecho lo que haría cualquier país democrático"

El presidente brasileño -uno de los mayores defensores públicos de Zelaya e impulsor de medidas de presión al gobierno de Micheletti- ha sido acusado por Honduras de ofrecerle protección y responsabilizado, a su vez, de los posibles actos de violencia que podrían producirse. Por ello, Micheletti ha pedido que entreguen a Zelaya a la Justicia hondureña.

Por su parte, el presidente legítimo ponía esta tarde de manifiesto su peligrosa situación desde la embajada."Sabemos que estamos en peligro, han rodeado la embajada (...) se han tirado bombas lacrimógenas y han sacado a gente a tiros". Estas fueron las declaraciones del depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, desde la embajada de Brasil en Tegucigalpa donde permanece refugiado junto a su familia.

"La embajada está rodeada" y "prácticamente militarizada", explicó Zelaya en declaraciones a la emisora colombiana Caracol Radio.

"Estamos en una lucha porque se restituya la democracia, la paz. Pedimos la colaboración a la comunidad internacional", insistió Zelaya en su diálogo con Caracol Radio.

El único "arreglo pacífico" posible en Honduras "sólo se puede considerar respetando la voluntad del pueblo, que me eligió a mí como presidente", subrayó.

"La sangre está corriendo" en Honduras "desde el día del golpe de Estado", pero "esta batalla sabemos que tenemos que ganarla de cualquier manera", concluyó el presidente legítimo.

La Policía ha dispersado a los seguidores de 'Mel' -como le llaman sus círculos más cercanos-, que estaban apostados cerca de la embajada de Brasil en Tegucigalpa, donde se han producido algunos disturbios.

Las fuerzas del gobierno golpista han cargado con gases y balas de goma contra decenas de seguidores Zelaya, que se manifestaban frente a la sede diplomática brasileña para expresarle su apoyo.Decenas de policías, apoyados por militares, participaron en la operación mientras que los seguidores de Zelaya respondían con el lanzamiento de piedras.

Tras varios minutos de enfrentamiento, los cuerpos de seguridad golpistas se hicieron con el control de la zona, donde además irrumpieron en una residencia vecina a la legación diplomática hondureña, de la que desalojaron a algunos seguidores de Zelaya, tanto hombres como mujeres, que salieron corriendo del lugar.

En el interior de la sede diplomática brasileña permanecen Zelaya, varios familiares y seguidores suyos, así como periodistas de medios afines al derrocado presidente.

"La voluntad del pueblo me eligió a mí como presidente"

El portavoz de la Policía, Orlin Cerrato, informó que se ha tenido que ejercer "los niveles de fuerza adecuados" para dispersar a los manifestantes, que "continúan en los alrededores de la embajada de Brasil", donde se permanece Zelaya tras regresar a Honduras el lunes.

Zelaya se encuentra en el edificio diplomático brasileño, desde donde llamó a los hondureños a acudir a protegerlo y dijo que había regresado para buscar una salida a la crisis política mediante el diálogo.

En un extremo cercano a la embajada de los Estados Unidos, que se encuentra en el mismo sector de la legación brasileña, una patrulla de la Policía fue quemada, mientras que al menos otros cinco vehículos particulares sufrieron daños en sus cristales y neumáticos. También ha habido daños menores en edificios cercanos.

Cerrato indicó que la operación conjunta con el Ejército continúa y que hasta ahora no hay detenidos.

La esposa de Zelaya, Xiomara Castro, quien también se encuentra en la embajada brasileña, dijo anoche a periodistas que los servicios de agua y electricidad habían sido interrumpidos en la sede diplomática.

El Canal 36, afín al depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, está fuera del aire desde anoche porque se le ha cortado el suministro de energía eléctrica, según ha informado su director, el periodista Esdras Amado López.

López indicó a Radio Globo, en Tegucigalpa, que desde anoche no pueden transmitir sobre lo que está ocurriendo en el país porque el "gobierno golpista" que preside Roberto Micheletti lo ha censurado cortándole el suministro eléctrico.

Ambos periodistas son duros críticos de Micheletti y su Gobierno.

Micheletti indicó además que los dos periodistas, que se presume son Esdras Amado López y David Romero, conductor de un noticiero de Radio Globo, también afín a Zelaya, iban a ser acusados el mismo lunes ante los tribunales de justicia.

Ambos periodistas son duros críticos de Micheletti y su Gobierno. Radio Globo, la única emisora en Tegucigalpa que transmitió en directo la llegada de Zelaya a la capital, también viene denunciando que su señal está siendo interrumpida con frecuencia desde el lunes.

Los periodistas de la emisora transmitían anoche desde la sede de la embajada de Brasil, donde Zelaya permanece, para evitar las interrupciones o la captura por parte de la Policía, dijo uno de los comunicadores.

 

Más noticias de Política y Sociedad