Público
Público

Estados Unidos envía el primer avión con ayuda humanitaria a Birmania

EFE

El primer avión de Estados Unidos con ayuda humanitaria partió hoy de Tailandia con destino a Birmania (Myanmar), cuya Junta Militar ha admitido que vastas áreas continúan aisladas 10 días después del paso del ciclón "Nargis" por el sur del país.

El avión militar, un "Hércules C-130" fabricado por "Lockkeed", despegó de la base aérea militar tailandesa de Utapao, a unos 120 kilómetros al sureste de Bangkok, con una carga de 12,7 toneladas de agua, mosquiteras, mantas, madera, clavos y otros artículos necesarios en las zonas devastadas.

El aparato levantó vuelo sin personal del equipo de respuesta y asistencia en desastres, porque la embajada norteamericana no consiguió que las autoridades birmanas extendieran visados de entrada al país.

"Todos somos optimistas en que este C-130 será el primero de muchos. Hemos ofrecido nuestra ayuda sin condiciones", destacó el embajador norteamericano en Tailandia, Eric John, y pidió a la Junta Militar que permita que la asistencia internacional pueda entrar con toda su capacidad.

"Déjelos entrar. Déjelos salvar vidas", añadió el diplomático en declaraciones a los periodistas, al indicar que el cargamento enviado es "una pequeña cura para una herida muy grande".

La Junta Militar birmana, a la que Estados Unidos impone sanciones, acepta la solidaridad internacional, pero no quiere cooperantes extranjeros en su país, lo que ha provocado protestas de las agencias y organizaciones humanitarias.

"La ayuda de cualquier nación será aceptada, y el reparto puede ser gestionado por las autoridades locales", reiteró el pasado fin de semana el ministro de Desarrollo Económico birmano, Soe Tha, según destaca hoy el diario estatal "La Nueva Luz de Myanmar".

Del domingo 4 al domingo 11 de mayo, las agencias multilaterales de la ONU y organizaciones no gubernamentales (ONG) han solicitado 54 visados de entrada y sólo se han concedido cuatro, según datos de las Naciones Unidas.

La embajada birmana en Bangkok, que hoy reabrió sus puertas tras permanecer cerrada desde el jueves, podría haber extendido ya más permisos.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA), que se encarga de la parte logística de las operaciones de la ONU, consiguió llegar a un entendimiento con el Gobierno birmano para distribuir la ayuda.

El Hércules C-130 de Estados Unidos descargará la ayuda en Rangún y permitirá que ingresen en los almacenes oficiales para su reparto posterior.

Otras organizaciones, como "Save the Children UK" y "MERCY Malaysia", han llegado a soluciones temporales y firmaron ayer memorandos de entendimiento por lo que contratarán personal birmano.

Ambas ONG proporcionarán asistencia médica básica a los supervivientes mediante equipos de tierra y con la transformación de un crucero en un hospital con el que podrán acceder "áreas vulnerables" en Ngapudaw, Haing Gyi, Labutta y otras.

Además de los vuelos, cuyas operaciones tantas dificultades presentan, se abrió este fin de semana una ruta por carretera desde Tailandia y las autoridades birmanas han reparado el puerto de Rangún para que puedan entrar buques extranjeros.

El barco de asalto anfibio estadounidense "Essex" y sus escoltas, el "Juneau" y el "Harpers Ferry", ya navegan a la zona, al igual que un barco francés de 1.500 toneladas con equipos médicos y helicópteros, que zarpó el fin de semana pasado de la India.

La Oficina de Cooperación de Asistencia Humanitaria de la ONU calcula que pueden haber entre 63.000 y 102.000 víctimas mortales, 220.000 personas en paradero desconocido y casi dos millones sin hogar.

Sin embargo, las últimas cifras del Gobierno birmano indican que los muertos ascienden 28.458 y los desaparecidos a 33.416.

Medio millón de niños quedaron sin escuela por la destrucción de unos 3.000 colegios de educación primaria.

Más noticias de Política y Sociedad