Público
Público

Estrenada "The Baby Doll Night", la película más cara de la historia del cine egipcio

EFE

La película más cara de la historia del cine egipcio, "The Baby Doll Night", que ha costado 8 millones de dólares (unos 5 millones de euros), fue estrenada anoche en un pase restringido para la prensa y los invitados.

Dirigida por Adel Adib, con guión de su padre Abdel Hay Adib y producida por Good News -la compañía de su hermano, Emad Adib-, la película se ha rodado en Egipto, Turquía, Siria, Nueva York y la República Checa.

El resultado es una desafortunada combinación de comedia y tragedia, y los tonos ridículos y grandilocuentes se alternan sin descanso durante las 2.30 horas que dura el filme, que fue presentado fuera de competición en el pasado Festival de Cannes sin pena ni gloria.

Anoche, en el pase al que asistieron los principales autores de este costoso filme, los aplausos fueron más bien discretos al terminar la proyección, que -como suele ser habitual en el cine egipcio- trata demasiados temas y demasiados registros a la vez.

Se suceden imágenes dramatizadas del atentado del 11 de septiembre en Nueva York, la invasión de Irak por las tropas estadounidenses, agresiones diversas del ejército israelí en Palestina, preparativos para un atentado terrorista contra un hotel en Egipto y hasta de un campo de concentración nazi.

Una de las escenas más chocantes de toda la película es la reproducción de la prisión iraquí de Abu Gharib, donde uno de los protagonistas pasa por diversas escenas de tortura que repiten exactamente las imágenes más conocidas de esa prisión, como la del perro o la de la montaña de cuerpos desnudos sobre la que se fotografía una soldado.

Pero el hilo conductor de todo este batiburrillo ideológico -en el que los israelíes y los norteamericanos son, como era de esperar, los "malos"- son las tribulaciones de un hombre que intenta infructuosamente pasar una sola noche de amor con su esposa en un hotel o hasta un hospital para poder concebir un hijo.

La productora "Good News", que se estrenó hace dos años con "El edificio Yaqubian", está empeñada en dar al cine egipcio una apariencia de Hollywood, apostando continuamente por superproducciones.

Más noticias de Política y Sociedad