Público
Público

Estudio de EEUU sugiere un uso excesivo de antipsicóticos nuevos

Reuters

Por Julie Steenhuysen

Aunque fueron aprobados inicialmentepara tratar la esquizofrenia, los nuevos antipsicóticos estánsiendo cada vez más recetados para muchos otros usos, auncuando existe poca evidencia de su efectividad, informaron elviernes investigadores.

Estas medicinas, conocidas como "antipsicóticos atípicos",eclipsaron rápidamente a la anterior generación deantipsicóticos "típicos" y cada vez se emplean más para tratarcondiciones como el desorden bipolar, la depresión e incluso elautismo.

"Lo que vimos es una adopción amplia de estas medicacionespara un uso más allá de la evidencia que las respalda", dijo eldoctor Caleb Alexander, de la University of Chicago y consultorde IMS Health, una compañía que recolecta datos sobremedicamentos de venta bajo receta.

El experto indicó que más de la mitad de las recetas deantipsicóticos atípicos del 2008 se basaron en evidencias pocosólidas.

"Estamos hablando de millones de prescripciones anuales deantipsicóticos en un marco en el que hay poca evidencia que lasrespalde", señaló Alexander, cuyo estudio fue publicado en larevista Pharmacoepidemiology and Drug Safety.

Los fármacos no son inofensivos, dijo el experto en unaentrevista telefónica. Pueden causar aumento de peso, diabetesy enfermedad cardíaca y son mucho más costosos que losantipsicóticos más antiguos, que provocan desórdenes comomovimientos involuntarios.

Aunque fueron inicialmente aprobados para tratar laesquizofrenia, los antipsicóticos se usan además contra laspsicosis, el desorden bipolar, el delirio, la depresión, lostrastornos de personalidad, la demencia e incluso el autismo.

Si bien algunos usos cuentan con la aprobación de laAdministración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos(FDA por su sigla en inglés), muchos médicos las estánrecetando para usos no autorizados.

El doctor Randall Stafford de la Stanford University, quientrabajó en el estudio, culpa de este proceso al marketing delas compañías farmacéuticas y a una tendencia en los médicos acreer que más nuevo significa mejor.

"Los médicos quieren recetar y usar las terapias másactuales; aún cuando esas terapias más recientes nonecesariamente ofrecen una gran ventaja, hay una tendencia apensar que los fármacos más nuevos deben ser mejores", indicóStafford en un comunicado.

Más noticias de Política y Sociedad